Imagen de Marietti

Japoneo.com


Buenas a todos:

Se que hace ya como un año que nadie escribe nada por aquí. No obstante me gustaría hacer un poco de promoción a el nuevo blog de mi hermano Alvaro.

Japoneo

Japoneo.com es como pone en su logo un blog sobre cultura japonesa, con intención de informar de los eventos relacionados con el país nipón que dentro de nuestro propio país así como viajes y curiosidades…

Y aunque nosotros seamos unos perros que no escribe porque las redes sociales son mas cómodas el empieza con muca ilusión y no le irían mal unas cuantas visitas más.

Imagen de sprocket

¡Sprocket es padre!


Luis HuaChen

Luis HuaChen Moreno Yao nació el día de San Carlos Borromeo, es decir, el 4 de Noviembre (de 2010), a las 12:17h del mediodía, y desde que nació el chavalín es muy despierto y mueve el cuello como quiere.

Nada más nacer tanto mi familia como la de Yuan coincidió en que se parece muchísimo a mí y nada o casi nada a Yuan, pero esta opinión va variando cada día que pasa. A mí la verdad me da igual, de hecho, mejor que se parezca a Yuan más, ya que ella es bastante más guapa que yo.

Ahora a su papi le esperan variados trámites burocráticos jugosones, aunque ya casi está todo hecho. Una de las cosas que me quedan por hacer por ejemplo, es matricularle en el colegio privado que tenemos al otro lado de la valla del jardín de mi casa. Quizás el mejor colegio de todo Woking y alrededores (y uno de los factores por los que escogimos la casa cuando la compramos…). Fuimos al día de puertas abiertas y nos quedamos todos alucinados con el colegio. El problema es la de dinero que cuesta CADA TRIMESTRE. Con nuestros sueldos actuales podríamos permitírnoslo si comemos arroz blanco todos los días (bueno, si somos austeros), pero claro, queremos tener 2 hijos y entonces sí que no tendremos pasta para los dos a no ser que nuestros sueldos crezcan bastante en los próximos 5 o 6 años. Obviamente la alternativa es la enseñanza pública, y tenemos suerte de que nuestro condado sea el más rico de U.K. (sí, incluyendo Londres) y sus colegios (al menos los de Woking) sean muy buenos.

Así que mejor inscribirle para guardarle el sitio por los próximos 3 años y si eso ya perderemos el pequeño depósito que hay que dejar si optamos por la pública.

Imagen de sprocket

Essen Spiel, la mayor feria de juegos de mesa del mundo


Essen Spiel

Oficialmente desde ayer Jueves y extraoficialmente desde el Miércoles ha comenzado Essen Spiel 2010, la mayor feria de juegos de mesa del mundo, que terminará este Domingo.

La web de la organización es penosa, pero es lo que hay.

Si tenéis curiosidad, en BGG (Board Game Geek) y en BGN (Board Game News) le están dando una cobertura mediática genial. Hasta la gente de BGG tiene un stream de vídeo en tiempo real, más los fragmentos que ya hayan pasado, editados on-the-fly más una aplicación en tiempo real (GeekBuzz) que mide el revuelo o la comidilla de Essen.

Además, el GeekBuzz sigue el Twitter hashtag #spiel2010 y #spiel10 e incluso te filtra los tweets en alemán, que son legión.

El año que viene estaré en Essen, en el Spiel 2011, presentando mi juego Kalua.

Imagen de Coquevas

Mi madre está liberada


Mi madre es liberada sindical. Es una de las más de 4.000 personas que en España disfrutan de esa situación aunque, en este caso, la palabra disfrutar está más relacionada con el placer de trabajar en algo que la realiza como persona que con las supuestas ventajas que se asocian a dicha posición.

» Seguir leyendo "Mi madre está liberada" | 0'00''

Imagen de sprocket

Sprocket presenta: "1856"


1856, un juego que dura 6 horas como poco

Seguimos presentando juegos de mi colección. Esta vez le toca el turno a 1856, que es uno de los más difíciles dentro de la serie 18xx.

Los juegos 18xx son una serie de juegos de simulación financiera de los 70’s creadas por el inglés Francis Tresham, en los que los jugadores son empresarios que invierten dinero en crear compañías de ferrocarril.

Todos los juegos de la serie siguen el mismo sistema de juego inventado por Francis Tresham, pero cada juego tiene ciertas variaciones en las reglas que los hacen únicos. Estos juegos son objeto de culto y son casi imposibles de conseguir. Hay un par de empresas que los venden bajo demanda, pero la lista de espera es de un año, lo cual le quita las ganas a muchos… Como son tan escasos el mercado de segunda mano está muy vacío y las únicas ofertas serán muy elevadas, llegando a haber gente dispuesta a pagar 200 o 300 euros por una copia de 1830, que es uno de los juegos más básicos de la serie (y tiene casi 40 años de antigüedad).

Por poner un ejemplo, mi copia de 1856 fue la última que quedaba en España y en Europa sólo queda otra en Italia. Este juego tiene 15 años de antigüedad y sólo se imprimió una única tirada, como suele ser habitual en los 18xx.

¡Pero pongámonos manos a la obra!

En 1856 necesitas una mesa grande

Lo primero que el entendido te va a decir es que cualquier partida de 18xx dura como mínimo 4 horas. Es decir, si todos los jugadores son expertos jugadores de 18xx, la partida durará 4 horas como poco. En nuestro caso, nuestra primera partida de 1856 duró 8 horas y fue fantástica aunque perdí miserablemente. Además, después de tanto tiempo, aún tenía la mente fresquita, no como otros juegos que te queman el cerebro cosa mala.

Lo segundo que te dirán los expertos es que necesitas una mesa grande para poder desplegar todos los componentes del juego. ¿Qué te viene en la caja? Pues vienen dos tableros de juego, uno de ellos es el mapa, que no es muy grande comparado con cualquier otro juego de mesa, y el tablero del Mercado de Valores (la Bolsa). También vendrán las acciones de las empresas públicas, las empresas privadas, los trenes, los hexágonos del trazado ferrovial, dinero, marcadores variados de estaciones, de préstamo, de puertos, de túneles, de puentes, los chárteres, que son unas cartulinas con el nombre de cada empresa pública donde tienen la Caja o Tesorería, los trenes, los préstamos, el destino y origen y demás datos de cada empresa y algunas cositas más que no mencionaré por falta de tiempo.

Y por supuesto te vienen no uno, sino dos libros de reglas. Uno pequeñito para una partida sosa de principiante, y el bueno bueno, con 32 páginas de reglas que están muy bien explicadas y se leen en un rato (largo, pero rato).

Mapa final de la partida de 1856

Obviamente no voy a explicar aquí las 32 páginas de reglas, por lo que diré que el juego consiste en crear empresas públicas, comprar algunas privadas, vender las privadas a las públicas para sacar tajada (típico), comprar trenes, construir vías de tren por todo Canadá, operar los trenes por todo el trazado posible sacando pasta por cada vez, pagar dividendos a los accionistas de las empresas o bien retener todos los beneficios para reinvertir en la propia empresa, comprar más empresas y vender entre ellas los trenes. También se puede putear muchísimo a los accionistas, por ejemplo, tenemos empresas A y B en las que somos presidente (accionista mayoritario) en ambas. Digamos que compro con la empresa B un tren guarro tipo 3 de la empresa A que va a ser inútil en la próxima fase. Como soy el presidente en ambas empresas, acuerdo que el precio por dicho tren obsoleto va a ser TODO el dinero que tiene la empresa B. Al final de la transacción, la empresa A queda con una montaña de dinero de B con el que puede comprar un tren más moderno o simplemente pagar dividendos para sacar dinero para su bolsillo personal (ésta es la forma de sacar dinero de la empresa de forma legal) y B queda con un tren que va a quedar obsoleto y sin un duro. En la siguiente fase de la Bolsa, vendo todas mis acciones de la empresa B al banco, por lo que los accionistas que han invertido en B, heredan la presidencia. Al vender dichas acciones, el valor de B en la Bolsa cae en picado dejando a B en la ruina o en una situación financiera más que dudosa. En nuestra primera partida, esto sólo pasó dos veces. Alan compró muchas acciones de LPS, robándole la presidencia a Julian. Trapicheó con los trenes, comprando los trenes último modelo de LPS para su propia empresa GW por 1 dólar cada tren. Luego vendió todas las acciones de LPS, haciéndola quebrar. Os podéis imaginar lo bien que le sentó a Julian esto. El juego tiene mecanismos para evitar hacer esto, pero hay que estar muy atento al valor de las acciones en la Bolsa y si te descuidas te la pueden meter doblada como en el caso de Alan y Julian.

Amiguetes jugando 1856

El juego es una experiencia alucinante. Te sientes totalmente inmerso en él y da la sensación de ser un importante inversor capitalista. Muchas veces da un poco de pena crear una empresa de cero, hacerla crecer, ganar dinero para luego tener que sacrificarla por una empresa más nueva, pero sin deudas, que te saldrá mucho más rentable de manejar. Duro y crudo como la vida misma…

El juego acaba cuando el banco se queda sin pasta o cuando cualquier jugador se arruina (ojo, no que una de sus empresas quiebre, sino que el jugador se quede sin empresas viables y sin pasta en los bolsillos).

El juego va por fases. Dichas fases se gobiernan por el tipo de tren que esté disponible en el mercado. Los trenes se compran por orden numérico. Se empiezan con tipo 2 (es decir, que pueden ir de una ciudad a otra sin parar por medio). Se siguen con tipo 3 (origen, parada intermedia y destino). Y así sucesivamente hasta llegar a los tipo diesel, que pueden hacer una ruta todo lo larga que se quiera sin pasar dos veces por las mismas vías.

Tantos cálculos en los pagos de dividendos, en la ruta más larga y beneficiosa, etc. hace indispensable usar un moderador, por lo que los juegos 18xx tienen ahora un software libre llamado rails (rails.sourceforge.net) que te ayuda en todo esto. De hecho en teoría se puede jugar simplemente usando este programa, ya que trae los mapas, tableros y todo lo necesario, aunque pierde un poco la gracia, ya que no tiene inteligencia artificial, y habría que sentarse todos delante del ordenador sin tener todos los componentes delante, pero vamos, es posible.

En nuestra partida, tardamos 8 horas en jugar y acabó porque me hicieron una putada y me arruiné, pero no me arrepiento en absoluto y ya hemos quedado para jugar en un par de findes. Esperamos bajar a 6 horas de juego esta vez.

En 1856 hay algo muy especial que se llama la CGR (Canadian Government Railways), que es la variante especial que la distingue del resto de 18xx. Digamos que hasta que la CGR se formó, yo iba de los primeros, pero por un problema de tempo, me pillaron en bragas y me arruiné de la noche a la mañana.

Este sistema de juego me ha cautivado y puede que sea mi juego favorito de todos los tiempos (a excepción del Go).

Imagen de sprocket

Sprocket Vs. The Universe


El sábado me compré un coche nuevo (bueno, de segunda mano). El coche mola mucho, es un BMW 316 Touring Estate (ranchera). Un pedaso de coche grande para meter carricoches, maletas, y todas las polladas de bebé que tendremos que ir acarreando.

El tema es que tengo que pagar el impuesto de circulación inmediatamente o la policía me puede confiscar el coche y ponerme multón.

Como soy un buen ciudadano, voy presto a la oficina de correos más cercana y me dicen que no aceptan mi dinero porque no tengo prueba de que estoy asegurado con ese coche.

Ante esto les digo que puedo llamar a mi aseguradora y ponerles al teléfono para que les confirmen que sí que estoy asegurado. Me dicen que no, que tienen que ver un documento oficial.

Me pillo un rebote, pero vuelvo al coche, llamo a mi aseguradora y les digo que como los documentos tardan de 3 a 5 días laborables en llegarme y tengo que pagar el impuesto, que me manden un e-mail con el certificado de que estoy asegurado y así puedo usar mi móvil con internet para enseñarles el documento.

El tío muy amable me lo manda, pero me dice que puede que tarde una o dos horas en llegarme. UN E-MAIL QUE ME TARDA 1 O 2 HORAS EN LLEGAR, sí claro. Obviamente, al ser la hora de comer, el tío se iba a pegar un festín con los amiguetes y luego ya me mandaría el correo.

Nos pegamos 1 hora en el coche dándole a refrescar Gmail en el móvil pero nada. Al ser Sábado nos cierran la oficina de correos hasta el lunes, estamos jodidos.

Mientras esto pasaba y viendo que me iban a cerrar, vuelvo a correos y les digo que me den el número de su fax, que mi aseguradora me manda el documento por fax. Los muy cabrones me dicen que su fax, sólo está en modo mandar, no en recibir. Sí, claro, porque ahora sólo venden fax que mandan… ¡Hijos de puta!

Llega el Lunes. Ya tengo el e-mail con el certificado. Voy a imprimirlo y LA IMPRESORA MUERE. Me dice que no tiene papel. Le meto más, lo cambio, intento usar la otra bandeja, la que se alimenta manualmente para cartas, sobres y tal, pero nada, no me deja imprimir.

Me acuerdo del móvil, pero claro, el documento está en pdf y mi móvil no abre pdf, por lo que no puedo usarlo.

Por fin me acuerdo de mi Sony Reader PRS 505, un lector de libros electrónicos. Voy a por él y ESTÁ MUERTO. Intento recargarlo pero no recarga. Pruebo todos los cables USB de la casa pero nada. Me meto en foros como MobileRead y leo que hay que resetearlo usando el reset de detrás a la vez que está conectado por USB a un ordenador. ¡FUNCIONA! Pero la batería está bajísima, así que lo dejo cargando.

Mientras tanto, le meto el pdf con el certificado al reader usando Calibre y lo sigo dejando cargar.

Así que dentro de un rato, voy a la oficina de correos, con todos los papeles que necesito y el reader con el certificado de la aseguradora. Espero que no se pongan cabrones y me digan que tiene que estar impreso en papel, porque eso me haría reventar y puede que mate a alguien.

Así que deseadme suerte.

Epílogo: le he dicho a Yuan que me imprima en papel el certificado, por si hoy no me dejan usar el reader, aunque a lo mejor ya es demasiado tarde y estoy en prisión.

Imagen de sprocket

Sprocket presenta: "Automobile"


Automobile

Ya que estoy metido en el mundillo de los juegos de mesa, he pensado en iros mostrando algunos de los juegos de mi colección en esta nueva sección llamada “Sprocket presenta”.

Empiezo presentándoos Automobile, uno de mis juegos favoritos. Es un juego del ínclito Martin Wallace, uno de los diseñadores de juegos más exitosos del mundo y el que más del Reino Unido. Es mi modelo a seguir, ya que él mismo produce todos sus juegos y obviamente recolecta los beneficios que producen. En el pasado UK Games Expo 2010 en Birmingham tuve el placer de conocerle en persona y fue genial, aunque es bastante tímido.

Pero pongámonos manos a la obra.

En Automobile tenemos que fabricar coches y venderlos. Suena sencillo, pero no lo es tanto ya que empezamos de cero, cuando la industria del automóvil empieza en EEUU, por lo que hay que invertir mucho dinero en fábricas y el mercado del automóvil está empezando, por lo que hay pocos clientes. Dicho mercado irá creciendo hasta demandar coches más baratos que serán producidos en masa. Por otro lado, los coches de clase media son más caros de producir y dejan más beneficios, pero no tantos, y hay mucha competencia. Finalmente podemos fabricar coches de gama alta, que son caros de producir pero dejan unos márgenes de beneficio máximos. El problema es que hay pocos clientes ricos y hay que luchar con la competencia por ellos.

Automobile

El juego consta de 4 rondas y al cabo de éstas, el que tenga más dinero gana, así de sencillo. En cada ronda tenemos que abrir y/o cerrar fábricas, reclutar o despedir vendedores de coches (ésta es casi la única forma de vender los coches de gama alta), producir coches, invertir dinero en I+D, mejorar la tecnología, vender los coches, tomar decisiones ejecutivas (mis favoritas, donde puedes cerrar una fábrica gratis, dar descuento a tus compradores para vender más a costa de perder beneficios o conseguir ventas adicionales a cambio de gastar cubos de I+D), tomar préstamos, pagar intereses, recibir pérdidas y cubos de obsolescencia y actualizar la demanda entre otras cosas que me estaré dejando en el tintero.

Lo bueno de este juego es que no hay suerte. Es un juego económico en el que tu destino depende de tus decisiones y bueno, del mercado. Es importante saber estimar cuántos coches serás capaz de vender y minimizar tus pérdidas. Es muy realista y te sientes de verdad manejando tu pequeña industria.

Además este juego tiene en cuenta que la industria del automóvil, al empezar, era muy ineficaz y la tecnología quedaba obsoleta muy rápidamente y para ello asigna unos cubos negros que te perseguirán el resto de la partida salvo que elijas a ciertos personajes.

Porque en cada ronda cada jugador tiene que elegir uno de los seis personajes históricos, y cada uno tiene sus habilidades especiales y según el que elijas, así será el orden de turno.

Martin Wallace and Sprocket!

Los juegos de Martin Wallace suelen ser tildados de complejos, y bueno, suele ser verdad, pero Automobile lo he jugado con jugones y con gente normal y todos lo disfrutan. Cada partida dura unas dos horas más la explicación de las reglas la primera vez y entre hora y media y dos horas cuando ya se saben las reglas y depende mucho de lo lentos que sean los jugadores al tomar decisiones.

Lo he jugado siempre con 4 jugadores, aunque espero poder jugarlo con 5, para ver los cuchillos volar cuando nos peleemos por la demanda. Un juego al que le doy un 8/10 según la escala BGG (Muy buen juego. Me gusta jugarlo. Probablemente lo sugiera para jugar y nunca rechace una invitación a jugarlo).

Fotos tomadas de BGG (www.boardgamegeek.com)

Imagen de sprocket

Paternity


Después de muchos meses sin postear apenas, por fin vuelvo por estos lares.

Vuelvo con buenas nuevas ya que: ¡voy a ser padre!

Las cuentas dicen que nuestro bebé nacerá el 24 de Octubre, pero siendo el primero, nunca se sabe.

Así que puedo prometer y prometo que postearé mucho más a menudo, especialmente una vez el bebé esté en este mundo.

Imagen de Marietti

Choco-Tetris


Que pasa cuando fusionas a un friki y un chocolatero. Pues que sale Ayame y hace cosas como esta.

Chocotetris

Mas deliciosidad en chocolatisimo

Imagen de soulnet

ADB con Huawei U8110


Hace un par de días me agencié el móvil con Android más barato que parece que hay ahora mismo en el mercado, el Huawei u8110 de Yoigo para probar algunas cositas en hardware real en lugar del emulador:

Me he encontrado un problema con el comando que se usa para subir aplicaciones al terminal (adb) desde linux y escribo esto por si a alguien más le ocurre. El problema en realidad son dos:

  1. El cacharro es de esos que son dos dispositivos usb a la vez y necesitan una orden para cambiar entre los dispositivos. Un ejemplo de esto son los pinchos 3G, que aparecen como un dispositivo de almacenamiento primero donde están los drivers para, una vez instalados estos, commutar al modo “modem 3G”.

  2. El Huawei 8110 no reporta número de serie, con lo que la versión actual de adb del último SDK para linux muestra el dispositivo como “?????????”. Esto hace que las herramientas como Eclipse no puedan subir los programas directamente (aunque sí se puede desde línea de comandos).

La solución tras el salto :)

» Seguir leyendo "ADB con Huawei U8110" | 0'00''