¿De dónde viene ese aroma? (III)

Imagen de Coquevas

Ya pensaba que estaba hasta la mesa puesta cuando de repente llegó aquella brisa huracanada y apagó el viejo hornillo. Pero la extraña figura apenas se inmutó. Se resguardó bajo una mesa y cuando los trastos dejaron de revolotear y cayeron por fin al al suelo los recogió, los fregó y siguió cocinando. Pero yo ya no puedo resistir estos aromas por más tiempo.

Voy a acercarme y a preguntarle cuándo comemos.

Previamente: ¿De dónde viene ese aroma? (II)

Comentarios


Ya sabes que la paciencia no es una de mis virtudes. No aguanto más, quiero saber de qué va esto.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.