Con mucho retraso, he tenido que patinar, estudiar...

Imagen de Marietti

Siento haber tardado tanto en escribiros esta entrada desde lares extranjeros, tanto que ya va a ser la ultima del año, pero es que he estado un poco liado haciendo mil y una cosas, entre ellas exámenes puajjj :S

Vamos allá; La cosa en el ultimo escrito no pintaba mal del todo para lo que quedaba de mes y el mes siguiente, planes para ski, aguas termales, alguna posibilidad de viajar… Pero claro por qué van a salir las cosas como uno espera pudiendo salir peor.

Para empezar, la tercera semana de noviembre que ya sabia cuando me piraba a España (antes del final de las clases aquí acaban el 23 a las 5 de la tarde) fui a hablar con la profesora de patinaje sobre hielo para comentarle si puedo recuperar las clases que voy a perder, ella muy amable me dice que claro, si voy las dos ultimas semanas a la clase de los lunes (yo voy los jueves) ya que esta clase va una semana por delante en el temario. Esta opción se complico de manera drástica al decirme que la clase es solo a las 7:15 de la mañana, pero “pensé” que solo dos veces no importa. El profe de escalada me dijo que no podía recuperarla pero que no pierdo ninguna por que el no viene esos dos días, hasta aquí todo va bien.

La siguiente semana paso tranquila y el domingo de ese fin de semana fuimos a Berna, la capital de suiza ohhhh!!! Al llegar allí, un frió del carajo y nieve en las cercanías de la estación de tren, todo estaba desierto, nada de nada. Además descubrimos que es esta zona de suiza, a una hora de tren ya hablan en suizo-alemán un dialecto monísimo del alemán, mal comienzo. Con la ayuda Gustaf (chaval sueco que venia con nosotros y habla algo de alemán) y algo de chapurreo en ingles conseguimos hacernos con un plano turístico de la ciudad y un par de consejos de la oficina de turismo, del estilo de “es que a quien se le ocurre venir en domingo con todo cerrado” ¡¡ claro!! Como me conozco tannn bien las costumbres suizas en general. Sacamos en claro que teníamos que ver la torre del reloj que era algo magnifico y había que estar allí cuatro minutos antes de la hora en punto para verlo todo, también los osos de y la catedral.

Así pues nos pusimos en marcha, preguntamos por los osos y estaban a toar por culo a la izquierda por lo que parecía, pero somos erasmus, así que a andar, a mitad de camino (poco por cierto por que la ciudad es enana) preguntamos otra vez y nos contó un hombre (este en francés ¡gracias!) que lo de los osos eran unos pobres osos que tienen metidos dentro de un foso tipo zoológico, conclusión pasamos de los osos y nos fuimos a un jardín botánico que había cerca. Por dios que alguien ayude al encargado es el hombre mas aburrido del mundo, nunca he visto tanta cantidad de cartelitos indicativos creo que solo para quitarlos todos se tardarían semanas. En resuenen muy mono pero no me voy hasta Berna para ver plantas.

Siguiente parada comer eran las dos y si tardábamos mas no encontraríamos nada abierto. Acabamos comiendo en una pizzería debido en gran parte a la insistencia de Esther (una de las españolas que vino), la comida bien una pizza grandecita y a no muy mal precio. Los problemas vinieron luego, debieron vernos cara de pardillos por que nos pusieron dobles las bebidas y después nos dieron 20 francos de menos en la vuelta, sospechoso…

Después de ser casi estafados dos veces fuimos a ver el museo de arte que estaba al lado, estaba bien, como un museo de arte cualquiera de cualquier lugar, lo mejor los dos cuadros de Miro, uno de los de Picasso y en primer lugar un Monet muy chulo que por allí andaba. Salimos de allí y pensando en que hacer llegamos literalmente al otro lado de la ciudad, lo que yo decía enana. Así que como la catedral estaba cerca la vimos y bueno catedral no mucho, como una iglesia un poquito mas grande de lo normal, eso si con una torre enorme tipo el cuervo y por supuesto cerrada. Hasta las narices de todo cerrado hicimos un poco de tiempo para ver la torre del reloj cuatro minutos antes de las cinco de la tarde, llegamos allí y había ya gente esperando al reloj que tenía unos osos, un pájaro y un nomo con un bastón y un reloj de arena. Justo cuatro minutos antes de la hora el pájaro torció la cabeza abrió las alas he hizo un ruido tal que “heeerrr” todos prestamos atención… y nada un minuto después otra vez “heeerrr”… y después nada, otro minuto y los osos empezaron a dar vueltas , ahora viene lo bueno dijimos, pero nada, dos vueltas y se pararon, otro minuto mas y el nomo giro la cabeza a los dos lados movió su bastón, le dio la vuelta al reloj de arena y otra vez el pájaro cantor, ¡se acabo¡ menudo timo de reloj. Nos fuimos de aquella ciudad sin tener ni idea de cómo sigue sendo la capital y bastante aburridos.

El martes de la ultima semana de noviembre la cosa se complico cuando en la clase-cansina de cuatro horas nos llevaron a hacer un cursillo de búsqueda de artículos en la base de datos de las bibliotecas suizas, mas que nada por que después teníamos que encontrar un articulo (por nuestra cuenta eso si) y preparar una presentación para exponerla en clase, bueno, tampoco había motivos para estresarse.

Hasta el jueves día en el que la simpática profe de patinaje dice a la clase que hay un examen intermediario la ultima semana. Y a mi y a Raquel (la otra erasmus de Granada) que para nosotros es en dos semanas y no en un mes debido al adelanto de la otra clase así que el lunes siguiente a patinar a las 7:15, para el día de preparación del examen; es decir levantarse a la 6:30 y por que el bus va rápido.

Al día siguiente me entero de que se me acaba el plazo para inscribirme a los exámenes, así que me planto en la secretaria de mi facultad dispuesto a solucionar el problema y me dicen “no aquí no es, tienes que inscribirte por Internet y no te puedo decir como por que no sabemos” así que me voy a uno de los ordenadores de la universidad y me pongo a trastear, hasta que después de horas un compañero de clase que me vio me dijo que no podía por que el plazo no se estaba abierto aun. ME CAGO EN….

Allí estaba yo, el día que mas frió ha hecho hasta ahora (el lunes siguiente) y cuando llego a la pista de hielo me y digo que voy a la clase me dicen que no, que el lunes es en Morges un pueblo que esta a 15 minutos en tren así que a casa a dormir otra vez pero con un mosqueo del carajo. Mas tarde en la universidad me dice la de mi secretaria que claro, no lo sabían por que al ser erasmus tengo que hacer la inscripción en la secretaria de la facultad de ssp (dentro de la cual esta incluida la mía) pero que ya esta cerrada. ¡Gracias! Al día siguiente me fui a la susodicha secretaría y cuando llegue no abría hasta las cinco de la tarde, otro día perdido por que a esa hora tengo clase. Otra vez jueves, la profesora de patinaje (Doris Bill) me dice que desolé por no acordarse de decirnos que la clase es en Morges, justo al lado de donde cristo perdió el mechero. Justo después de esta clase en la que como de costumbre no consigo hacer ni la mitad de las cosas (y tengo el examen en cuatro días), llegue de una vez a la secretaria de los… Bueno, que allí me empiezan a hacer las inscripciones, y por cierto era imposible que todo saliese bien por fin, hasta que me preguntan que de que facultad soy “ah, de deporte, entonces no te lo podemos hacer aquí. Tienes que ir a tu secretaría” Matar matar matar; la mujer debió notar ese sutil cambio en mi cara y me dijo que no me preocupara, que llamaba a mi secretaria y se lo explicaba todo, además les decía que me esperasen y me atendiesen aunque ya hubieran cerrado. Ya todo salio bien tras una semana en la que habían jugado un poco al ping-pong conmigo. ¡Por fin un poco de suerte!

Todo ese fin de semana me lo pase en la pista de patinaje, el primer día pague la entrada, los otros dos me colé por la entrada para jugadores del equipo que entrena allí.

El domingo, hecho mierda me fui de allí contento, me salían todos los ejercicios (demasiado largo para contar de qué se tratan, el que le interese que me pregunte), ya solo quedaba hacer el examen. Levantado desde las 5:30 llegue al pu… pueblo a tiempo para el examen gracias a una compañera de clase que encontré. El examen no salio mal del todo aunque no tan bien como debería, antes de decir mis notas y las de Raquel, Doris dijo que nuestras notas no contaban por que somos ultra-debutantes, aquí nacen con los patines puestos, SIIII un tres y medio de media y ninguna nota por debajo de tres molaaaa, sobre todo por que aquí las notas son sobre seis.

Relax, por fin podía ir tranquilo a las clases, sin prisas, o eso fue hasta el miércoles, (por cierto aquí ya estamos en la semana del seis al doce de diciembre) en el que en teoría de entrenamiento, al profesor se le ocurre poner un examen justo el ultimo día de clase, ¡qué bien, ya no estoy aquí! que cachondo, una hora y media que quedaba de clase acordándome la su familia. Al final de la clase le contamos el caso y fue comprensivo “Podéis hacer el examen a ver… este viernes a la una y media en mi despacho” Bueno, así no pierdo el examen pero voy a dormir poquito estos días, estudiando, mal pensados.

Lo más difícil de estudiar el examen era explicarle Raquel las cosas, que entre que no se entera del francés, y que es lentita para entender gráficos y ese tipo de cosas, que aquí les encantan. Pues conseguimos hacer la primera fase de un estudio decente antes del examen, leerlo todo en modo comprensión. El examen resulto ser una chorrada como la copa de un pino, si no fuera por que solo tuve dos días para estudiarlo… aun así creo que no fue mal del todo.

Y se acabo, ya es hoy (viernes 11 por la noche) y mañana me voy a unas aguas termales en mitad de las montañas a pegarme un día de relax que ya contare mas tarde.

Increíble pero todo ha salido bien. Un abrazo a todos

Comentarios


Joé macho, ¡mucho ánimo! Vaya suerte tienes… me recuerdas a alguien…

Saludos

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.