En memoria de Jonathan Noel Tombs

Imagen de sprocket

Jon Tombs

Ayer al mediodía murió mi profesor, supervisor del proyecto fin de carrera y sobre todo amigo, Jon Tombs, debido a una extraña enfermedad degenerativa y las complicaciones derivadas de una neumonía.

Conocí a Jon en mi primer año de Teleco en la Escuela Superior de Ingenieros de Sevilla. Al principio, como todos, me reí por su fuerte acento inglés al hablar en spanglish con nosotros, pero muy pronto quedó evidenciada su gran inteligencia y desde ese momento, ya sólo generaba respeto.

Jon era un genio de Oxford que por razones sentimentales, vino a vivir a Sevilla (se casó con una sevillana). Impartía multitud de clases en la ESI, sobre todo de electrónica y microelectrónica. Creaba sus propios robots como hobby, y siempre tenía multitud de proyectos alucinantes que iba realizando con gran facilidad, incluso tenía varias patentes a su nombre.

Todo el que le conoció sentía admiración y respeto por él. Era muy querido en la escuela incluso por gente que ni le conocía. Era y es una leyenda.

Durante mi Proyecto Fin de Carrera, la enfermedad degenerativa comenzó a manifestarse y empezó a perder movilidad en los codos, más tarde empezó a andar raro, y poco a poco fue perdiendo movilidad hasta quedarse postrado en una silla de ruedas quedando como Stephen Hawking.

Todo esto pasó en un par de años, es decir, rapidísimo y fue una experiencia terrible que todos sus allegados sufrimos con gran tristeza y dolor.

Alguien tan brillante y tan joven como Jon, quedarse imposibilitado de esa manera y siendo consciente de ello fue algo durísimo.

Gracias a Jon, que escribió mi carta de recomendación para el Imperial College, pude hacer mi master allí, conocer a mi actual esposa, trabajar en mi actual puesto. Le estoy TAN agradecido por todo lo que hizo por mí y por todos sus alumnos y amigos.

Jon, donde quiera que estés, fue un auténtico honor ser tu amigo y alumno. Muchísimas gracias por todo tu cariño y apoyo.

Da por seguro que jamás te olvidaré.

Carlos

Comentarios


Joder. Me acabo de enterar leyendo tu post, Carlos. Pufff. Me ha dejado helado. Aunque sabíamos que la enfermedad iba a más, nunca queríamos admitir que iba tan a más.

Como bien dices, detrás del genio, detrás de la admiración que le tenemos todos los alumnos que hemos pasado por sus sabias clases, estaba una bellísima persona que no tantos hemos podido disfrutar. Por suerte pude conversar con él más allá de prácticas, códigos o cacharrillos, y ahí es cuando uno, que ya se había quitado el sombrero ante su inteligencia y su arrolladora mente, se sentía pequeño.

Sus alumnos, sus compañeros, y muchos que sólo lo conocían de oidas, de su leyenda o de haberlo visto por la escuela luchando todo este tiempo contra su enfermedad, nos dejamos las manos hace un par de años en la mayor ovación que la escuela ha escuchado nunca, y fue por él y para él, queriendo hacerle llegar todo nuestro aliento, toda nuestra fuerza y todo nuestro corazón en los momentos que estaba pasando.

Jon nos ha dejado, pero su huella, su marca, nos acompañará siempre, amigo. Un abrazo muy fuerte, Carlos, y a tí, Jon, GRACIAS.


Es muy bonito el homenaje que haces por él con este post. En él se aprecia claramente el afecto que le tienes. Tal y como te dije ayer, siento mucho la pérdida. Estas personas son aquellas que siempre permanecerán en la memoria de aquellos que les apreciaban.

Un abrazo.


Jon Tombs se nos ha ido como los grandes, trabajando y luchando hasta el final.

Los Ingenieros de Sevilla nos hemos quedado algo huérfanos y las futuras generaciones han perdido a un gran maestro.


Lo siento mucho Carlos.


Lo siento mucho. Descanse en paz.


No tuve el gusto de conocerlo, pero espero que Descanse en Paz. Mis condolencias a su familia y a todo el que lo conoció y lo apreció.


Estas cosas me ponen triste, saber que nos puede pasar a cualquiera. Que muere una persona joven, y que deja una esposa viuda y muchos amigos :(


Me enteré de su fallecimiento el Domingo y la verdad, para mi Jon fue algo más que un simple amigo, gracias a él “aprendí como aprender” todo lo que se sobre computación (no es que sea mucho, pero bueno, al menos me hace ganarme la vida).

Aun recuerdo aquellas tardes en el GTE en el L4 de Reina Mercedes con Jorge y con él riéndonos con las cosas del “lado oscuro”, vamos, la planta baja del L4.

Todavía me acuerdo de su pronunciación diciendo “centralito”, “mariquito” y “ethernet”.

Se ha ido un gran profesional y sobre todo un gran amigo, será imposible olvidarlo por todos los que lo hemos conocido, y mientras así sea seguirá vivo entre nosotros.


Cuando leí el post, me emocioné. Es la primera vez que oigo hablar de este profesor, también es que me salí de la universidad y tampoco estaba en teleco, y sin embargo, hay tanto de universal en lo que has dicho que no se necesita conocerle para saber cuán significativo era.

Un bello obituario.


Se me olvidó comentar que si en Linux hacéis:

man open

Descubriréis que fue Jon quien creó dicho comando. Una pequeñez en comparación con toda su obra.


Me he quedado frío cuando me he enterado de la noticia por la web de la Escuela. Descanse en paz.


Como han dicho todos me he quedado tambien totalmente de piedra y triste al oir esto. Hacia años que no hablaba con Jon.

Le conoci a finales de 1996, cuando me di de alta en el proveedor de Internet Sitrantor, que resultó ser suyo.

A los pocos dias tuve problemas con mi cuenta y tuve que llamarles por telefono. Me acuerdo que Jon fue quien cogio el telefono y fui testigo en primera mano de su espectacular acento guiri :).

Despues de correspondernos por email por algun motivo o otro, no recuerdo por qué era ahora, me pregunto si queria ser IrCop de su nodo de IRC (irc.sitrantor.es, parte del IRC Hispano en aquel entonces).

Una noche, por IRC, empezamos a hablar de Linux, creo que mencioné algo sobre querer probar RedHat pero bajarme la distribucion por modem resultaba ser doloroso. Jon me dijo que no pasaba nada, me bajaria una copia de RedHat desde el proveedor y me lo mandaria por correo postal. En 3 o 4 dias, ahi tenia mi distro de RedHat, y otros dos cds repleto de RPMS.

Jon me echo muchas manos durante mis primeros pasos con Linux. Siempre le consideré como mi maestro jedi.

Perdimos el contacto un año asi mas tarde y nunca mas volvi a hablar con el. Siempre tuve previsto subir a Sevilla algun dia y invitarle a una cañita.

Lo que mas me entristeze en oir esta noticia es que lo he dejado demasiado tarde y ya no tendre el placer de darle las gracias y volver a charlar con el.

Gracias Jon, por introducirme al mundo de software del mundo libre y ser un gran maestro.


Hoy me acordé de él: Soy profesor de Formación Profesional de Informática en un Instituto de San Juan de Aznalfarache. Durante muchos años, siempre me puse excusas para prepararme las oposiciones a profesor, pensando que tenía un trabajo estable y no mal pagado. Yo conocía a Jon, y aunque nunca llegué a establecer una relación tan profunda con él como la que muchos de vosotros teníais, o como la que Miguel Aguirre (su amigo y compañero de Departamento) tenía con él, sí pude ser testigo de cómo Jon acudía todos los días a impartir clases en el Centro de Cálculo a pesar de estar impedido. Recuerdo cómo le ayudábais a entrar en el aula empujando su silla de ruedas y cómo os atendía a cada duda que teníais, más como amigo que como profesor. Hoy en día sé que ser profesor significa implicación, y eso se apreciaba. Si no recordáis mal, las aulas tenías cristaleras y se veía todo. Hoy, un par de alumnos de FP me preguntaron por qué razón me hice profesor. Cuando les conté un poco mi historia laboral y que accedía a la docencia a los 40 años, no tuve más remedio que acordarme de él, y lo hice porque en aquella época en que tantas dudas me asaltaban, sin él saberlo y siempre con su ejemplo, Jon borró todas mis excusas. De alguna forma encendió definitivamente en mí la llama de la docencia y me enseñó a implicarme con los demás. Desde ese momento, creí que lo conseguiría, que podría ver cumplido mi sueño de ser profesor, creí que yo también podría aportar a mis alumnos lo que pudiera. Me costó mucho trabajo, pero al final lo conseguí. Este es mi cuarto año como docente, y eso se lo debo en gran parte a su ejemplo. El amor que tenía al trabajo me inspiró. Y no sé si os acordaréis: el día que falleció fue el 1 de Mayo, el día del trabajo precisamente. No sé si me recordaréis. Muchos de vosotros entrábais en el despacho 1 del Centro de Cálculo a pedirme los rotuladores o a pedirme que os cambiara la contraseña para entrar en vuestras cuentas personales. Hoy me acordé de él.


Acabo de leer tu post. Soy Ana, la mujer, ahora viudad de Jon. Me habeis emocionado con todos vuestros recuerdos sobre él. Era y es una gran persona que nos ha dado ejemplo de muchas cosas, entre ellas que es posible ser un genio ademas de buena persona con un corazon de oro. ojala pudieramos seguir su ejemplo de vida. un beso y gracias de corazon a todos

Francisco Jose, me ha emocionado significativamente tus palabras cuatro años despues de su ida. Yo tb lo tengo en mis recuerdos muy a menudo…

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.