Las notas que no salen

Imagen de sprocket

Éste es un tema típico de conversación entre estudiantes y un motivo de quejas, alegrías y penas per saecula saeculorum, pero si a esto le añadís que son las últimas 2 notas para acabar la carrera, pues la cosa va cogiendo más salsilla. Si le añades que ya tuviste que esperar por esas mismas dos notas en junio y en septiembre…, la cosa empieza a hacerse interminable y sobre todo insoportable.

Es gracioso que cuando haces un examen y sientes que te ha salido bien (pero bien, bien, de aprobar y todo), esa confianza va desapareciendo con el tiempo. Tu examen sigue siendo el mismo y lo sabes, pero empiezas a oír a tus compañeros decir “¿a ti también te salían 4 miliamperios?, ¿y a ti también?, pues entonces seguro que está bien, porque a Menganito, Fulanito y Zutanito también les ha dado 4 miliamperios. Entonces tú recuerdas que te ha dado 400 miliamperios y te dices, “¡bah, lo tienen todos mal, porque con lo bien que me ha salido! Además he repasado las cuentas lo menos dos veces, seguro que se les ha pasado el cambio de unidades, ¡principiantes!”.

Entonces, mientras esperas a que salga un colega al que vas a acercar a su casa con el coche, te das cuenta de que tu colega es el fatiguitas que está hablando con los profesores del examen. Éstos salen hablando precisamente del resultado del problema y llega ese momento en el que se detiene el universo y el profesor pronuncia las palabras mágicas “que sí, que salían 4 miliamperios”.

En ese justo momento empiezas a hacer todos los cálculos del mundo mundial para ver si con el resto del examen te da para aprobar raspado. Y lo peor no es eso, sino que tienes que aguantar al fatiguitas de tu colega hablando del tema durante todo el trayecto pese a que se lo has prohibido expresamente.

Esto no es exactamente lo que me pasó a mí, pero me ha pasado TANTAS veces…

La cosa es que sigo esperando las dichosas notas. Comunicaciones Ópticas no saldrá hasta la semana que viene (y eso que nos dijeron que saldrían hoy lunes fijo). Conmutación es uno de esos casos circenses de “más difícil todavía” ya que las notas no han salido y el siguiente examen es el día 22 de enero (es decir, dentro de 11 días). 11 días para que salgan las notas, se haga la revisión, salgan las actas y hagan el examen (con su tiempo de estudio de por medio). Si mañana no salen, serán 10 días y así sucesivamente (¡festival de humor!).

Lo divertido es que no tengo nada que hacer, por lo que no hay nada que me obligue a ir a la ESI (Escuela Superior de Ingenieros) y mirar mis notas y no hay nada peor que coger el coche, ir al quinto pino y ver que NO han salido las notas, volver a casa y tardar 30 minutos de reloj en aparcar. Todo para nada. Y lo mejor es que al día siguiente hay que hacer lo mismo.

Hace tanto tiempo que hice los exámenes (con vacaciones navideñas y empacho polvoronil de por medio) que ya sólo me acuerdo de que se supone que me salieron bien ambos exámenes, aunque mi confianza en aprobar desciende exponencialmente a medida que pasa el tiempo.

Ésta es una de las peores torturas a las que estoy siendo sometido. Pero algún día llegará mi libertad. En ese momento podré respirar tranquilamente, decir “¡por fin!” y bailar la danza de la victoria del ingeniero (ver Dilbert).

Próximo capítulo en la ESI…

Comentarios


Ánimo! tu esfuerzo ha llegado a límites insospechados, así que confía un poquito en tí, que toda una carrera (weno, un 90% aprox.) tiene más peso que dos asignaturillas, que las mu putas han hecho un pacto con el diablo.

Ánimo de nuevo, y ya verás que cuando menos te lo esperes estás en Londres, o en donde sea ;D

Saluditos, y felí japiberde again! ^_^

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.