Lo que bien empieza...

Imagen de Marietti

Este refrán no es aplicable, es mentira, al menos de momento. Este mes empezó de maravilla pero luego ha quedado caro que era todo una ilusión óptica o algo así. Lo que bien empieza…

Lo dicho, justo antes de empezar el mes, me dijeron que me habían dado plaza en una residencia ¡¡¡oh si!!! Por fin me iba a librar de La Vieja acumulatriz de periódicos y porquerías varias. Me fui a ver a que residencia me habían dado ya que me puse en “Urgencia Total” (es que lo de no tener agua caliente ni cocina decente no me va. Caprichoso que es uno) Buen, me adjudicaron una habitación en una residencia llamada Triaudes, Bastante cerca de la universidad, pero a tomar por culo del resto del mundo. Mejor eso que donde estaba, además 100 francos mas barata, Lo bueno fue que mientras estaba allí llego un chaval que empezó a decir que se quería cambiar de residencia a Triaudes y que vivía en la Bourdonnette justo a la que yo puse como primera opción. Así que hable con el, se llamaba Benoit y decidimos que yo me quedaba su cuarto, el, el mió y todos contentos.

Así que me dispuse a hablar con La Vieja para decirle que me iba de allí y como se supone que yo me quedaba todo el año y ella tenía dos meses de fianza, le conté mi triste vida. ¡Qué pena más grande y mas mayor que me tengo que ir a España para no volver y trabajar para ayudar a mi pobre familia! Y aun así la muy… me dijo que un mes me lo daba pero que como no me quedaba todo el año el otro mes se lo quedaba a no ser que encontrara alguien para ocupar mi lugar. Para terminar la carambola encontré a un ingles que se quedaba mi cuarto (pobre incauto) y todo arreglado.

Como para rematar La Vieja me echó dos días antes de mi casa así que me instalé en el cuarto de un amigo en la residencia a la que yo iba. Por fin el día 1 me había mudado. Ahora vivo en un apartamento de 5 personas con dos baños, cocina y salón, con una calefacción que pega quizás demasiado fuerte y tanta agua caliente como seas capaz de utilizar. En mi piso hay un suizo de ginebra al que casi no veo, se llama Philip, una sueca que se llama María y dos portuguesas Sofía y Helena. La verdad son todos muy simpáticos e hicieron una cena celebrando que Benoit se había ido. Me han contado que era un coñazo insufrible que se acostaba a las 9:30 o 10:00 y que en cuanto se reunían con 3 o 4 más aunque fuera a ver una peli ya salía diciendo “¿esto, no será una fiesta? Por que esta prohibido hacer fiestas…”

Así que muy contento con mi nueva casa por que además he preguntado y puedo alojar a quien me de la gana mientras que no sea algo habitual. Estáis invitados.

Hasta aquí lo bueno, por que el mismo día que cogí mi cuarto empezaron a decir fechas de exámenes, aquí dan las fechas una semana antes del comienzo de los exámenes que va genial para organizarse. Así que me enteré de que me habían caído, de los 4 exámenes teóricos que tengo, dos el día 8 y los otros dos el día 21, esto uno de 8:00 a 10:00 y el otro de 10:00 a 12:00 en el mismo aula y todo y además los exámenes prácticos, ambos de patinaje, uno el día 7 y el otro el 10. Yupiiii, que bonita la primera semana. Al menos conseguimos que uno de los exámenes del día 8 nos lo pusieran el 11 con algo “más” de tiempo. Pues nada, a echarle horas y horas sobre todo a patinar que es lo que más falta hace, y por las noches a estudiar los teóricos.

Hasta el sábado la cosa no fue del todo mal. Hasta los huevos de patinar y estudiar pero bien, progresando. Pero el sábado, a eso de las 9 o algo más tarde, cuando practicaba la triple pirueta, un niño se me cruzó y por no comérmelo no sé qué hice que al caer mi tobillo hizo ¡¡crack!! Y más tarde también me di cuenta de que del ostión también me jodí el hombro izquierdo.

A la mañana siguiente un chaval me llevo al hospital. Allí me tomaron los datos, me preguntaron qué me había pasado y me mandaron a esperar. (Quien se queje de la sanidad publica española que tome nota de esto que aquí es de pago) Casi dos horas esperando a que me llamaran para pasar a dentro del hospital. Eso sí, te llevan en una sillita súper mona. Me dejaron en una sala, tendido en una camilla y me dijeron que esperara, que venía el medico. En unos 10 minutos o así llego el hombre que sólo con mirar un poco el pie (ni tocarlo) y preguntarme qué paso me mandó a hacerme una radiografía y que después se pasaría a verme el traumatólogo. Media hora esperando a que a la enfermera le dieran ganas de llevarme a radiología, allí estaría como un cuarto de hora y me fui ya con las susodichas otra vez al cuarto de antes donde la enfermera colocó las radiografías en la pantallita y se fue a llamar al traumatólogo… que debía estar en el otro lado de Suiza como mínimo por que tardo casi tres horas en llegar y fue porque un medico se fijó en mí y me preguntó que cuánto hacía que estaba allí, porque el traumatólogo llego a los 5 minutos de eso.

Otro que se podía haber quedado en su casa. Me empieza a movilizar el pie y me dice “¿duele?” Sí, le digo yo, sobretodo detrás. A lo que él responde “eso es normal porque al ser este ligamento (señalando la zona delantera exterior del pie) al ir hacia detrás duele.” No, me duele detrás, no al ir hacia detrás. Misma respuesta pero con cara de pobre extranjero tonto. Y así, sin hacer ni puto caso de lo que le digo, me manda poner una férula, que yo tengo que comprar por 100 franquitos de nada, y que me tomara un analgésico cada 8 horas. Ni antiinflamatorio ni ná de ná. ¡Pero si no me duele! Me trajeron las muletas, 8 francos de alquiler más un franco por día de uso y hala, pa’fuera.

Sólo fueron 6 horitas de nada para un esguince leve, no me quiero imaginar lo que tardan en tratar una apendicitis y lo caro que puede salir.

Bien, sólo estoy cojo para unas dos o tres semanas, pero de lo más inoportunas y cansinas. Cuando vas con muletas todo está muy lejos, más que nada por las cuestas de este país con su hielo y… y la madre que lo parió.

Espero que al final todo se arregle y no tenga problemas para los exámenes y no pierda el curso de ski/snow que tengo a principios de marzo. Ya contaré cómo evoluciona esto.

Nos vemos. Marietti.

Comentarios


Pobre Marietti cojo…

Oye, te recuerdo que Lau- y yo ya nos hemos pedido la semana del 21 al 28 de marzo, no te vayas a olvidar de nosotros ;)

Coquevas - Testblog admin


Joder Mario, leyendo esto casi lloro. Cada vez pienso más que Dios existe, pero que es maligno y se ceba con la buena gente. Sólo espero que te cures rápidamente y le hagas la triple pirueta con la polla fuera a tu profesor(a) que seguro que te da puntos extra.

También aprovecho este espacio para recordarte que me compres chocolate del bueno, que yo te pagaré religiosamente cuando llegues. Cuando estuve en Suiza, siempre recordaré una bolsa con chocolatinitas Lindt de todos los tipos (con avellanas, con almendras, negro, con leche, blanco, etc), si puedes pillarte una bolsa inmensa de esas, también te la pagaré religiosamente. ¡Oh, mucho mejor, le diré a Coque que me las traiga! Gracias mil y ponte bueno pronto.


A Coque le diré que ya se que tenéis reservada esa semana y que la tengo incluso coloreada en mi calendario Garfield. Así que tranquilo que no se me olvida. Además ya estoy intentando planificar actividades que moles para esa época.

Y sprocket, lo de las bolsas de Lindt las conozco, si tu la quieres vale pero hay cosas mas interesantes (y caras claro) por ejemplo ¿conoces el lindor, lo los bombones esféricos? pues hay de esos pero surtidos, de almendras, chocolate blanco… Y esta por supuesto el chocolate artesano. Bueno tú decides.

Besos Marietti

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.