Ortografía de las formas verbales con enclíticos

Imagen de Coquevas

Es curioso cómo los procesos mentales que te ayudan a construir una palabra a veces pueden jugarte una mala pasada. Lo que viene a continuación es un recordatorio para futuras ocasiones.

Escribía hace un rato un correo —electrónico, si no sería una carta— y por un momento se me ha atascado una conjugación. Yo quería insistir a mis compañeros sobre el hecho de que mañana deberíamos recordar una cosa a alguien. Como era una petición, la frase quedaba así:

¡Pero recordémoselo!

Dicho así parece fácil, pero es muy frecuente escuchar este tipo de construcciones con un pequeño añadido que ayuda a separar toda la información que se transmite en una sola palabra:

Recordémos_selo

Así que había algo incómodo que hacía que lo que mis ojos verificaban como bien escrito, mi oído me lo mostraba como incompleto. De modo que me reté a mi mismo a una batalla de buscadores, pero el Panhispánico de dudas tiene un buscador que sólo funciona con los títulos, no con el contenido de cada artículo, y, desgraciadamente, exhortativo y enclítico son palabras que no están en mi vocabulario habitual. Pero después de unos cuantos saltos di con el artículo adecuado que, además, daba respuesta al motivo por el que mi oído no encontraba rara la duplicidad en formas similares, aunque no idénticas.

Si se añade el pronombre se a una forma verbal terminada en -s —lo que sucede cuando la primera persona del plural del subjuntivo exhortativo lleva un segundo enclítico—, las dos eses resultantes se reducen a una sola; así, pongamos + se + lo = pongámoselo (no pongámosselo): Pongámoselo fácil.
Pero no se produce reducción si se añade nos a una forma verbal terminada en -n, lo que sucede en los casos en que este pronombre se une a la forma del plural ustedes del subjuntivo exhortativo (digan + nos = dígannos) o a algunos imperativos irregulares de segunda persona del singular (pon + nos = ponnos; mantén + nos = mantennos). En el caso del subjuntivo exhortativo, además, la -nn- permite distinguir la persona del plural de la del singular: Dígannos [ustedes] la verdad, frente a Díganos [usted] la verdad.

¿Vosotros cómo pronunciáis vosotros estas conjugaciones?

Más información: Ortografía de las formas verbales con clíticos

Comentarios


Yo sabía esto ya que en español no existe ninguna palabra con doble ese (-ss-) mientras que sí existen con doble ene como por ejemplo connotación.

En la que fallo es en la regla de acentuación cuando se usan enclíticos, ya que creo recordar que sí que se acentúan con tilde pero siempre me viene a la mente la excepción de los adverbios acabados en -mente que no se acentúan salvo que el adjetivo original ya fuera tildado: fatídico daría fatídicamente mientras que alegre sólo daría alegremente que, siendo sobresdrújula, se acentúa pero no se tilda.


Gracias, me he puesto al día en cuanto a pronombres enclíticos se refiere, y ahora me siento mucho mejor.

¡¡Prediquémoselo al resto del mundo!!!


Yo solo digo “ponnos” cuando lo requiera la ocasión. Que yo soy una chica mu bien hablada pero cuidadossa (ésta si tiene doble “s”)


Ponno es eso de las chiquillas ligeritas de ropa, ¿no?


Paresesel…

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.