Sprocket en Japón (II)

Imagen de sprocket

Ginza

17 de Agosto

¡Horror! Cuando inserto mi tarjeta SD en mi nueva D80 me dice que tengo que formatearla.

Pierdo TODAS las fotos que he tomado hasta ahora incluyendo las de la primera noche apoteósica en Shibuya.

Resignado, me empapo el manual de la D80 (que está íntegro en japonés) y salgo a visitar el Shiba Park. No está mal, pero hace un calor y sobre todo una humedad de cojones. Paso por el templo Zojoji que me gusta mucho y hago un montón de fotos con la Tokyo Tower de fondo.

En este templo tienen los típicos amuletos, las típicas tablillas donde escriben deseos los japoneses y las típicas predicciones de fortuna que explicaré más adelante (cuando visite Asakusa).

También veo muchas estatudas de niños hechas en piedra y cubiertas con ropa de lana roja. Además les han puesto unos molinillos de viento. Les echo unas pocos fotos también. Todas estas tradiciones salen en cientos de manga y anime y me emociono un poco al experimentarlo yo mismo.

Llego a la Tokyo Tower y me llevo una sorpresa ya que yo esperaba una larga cola y una entrada cara, pero la cola es bastante corta y el ticket sólo vale 860 yenes (yo me esperaba más de mil).

Cruce de Ginza

A la entrada de la torre hay una mujer con un mono dando un espectáculo con un megáfono. El show es MUY ruidoso y la mujer hace también la voz del mono. Como el megáfono parece no ser suficiente, trinca un pedazo de tambor que te cagas y se dedica a aporrearlo como una posesa para que el mono vaya haciendo numeritos. Jamás me hubiera esperado que los japoneses tuvieran un show de la cabra…

La torre de Tokyo no está nada mal. No voy hasta arriba del todo porque hay que pagar un billete extra una vez estás en el primer mirador a 150m y eso implica hacer una cola tan larga como las que me esperaba. La vista a 150m es casi tan buena como la de a 250m, así que paso de pagar extra.

Descubro que esta atracción está enfocada en los niños y tienen 2 mascotas oficiales que son IDÉNTICAS pero que visten ropa idéntica pero de distinto color (azul para el “hermano mayor” y roja para la “hermana menor”). Son una especie de calamar con forma de torre y la gente parece adorarlas. El hermano mayor se llama Noppon y es el más popular (pobre hermana menor…). Pero esto no es todo, ya que tienen muchas plantas con atracciones de feria, máquinas purikura (fotos-pegatina), museos, etc.

Sorprendentemente comer en los restaurantes de la torre no es caro así que me como un curry de pollo por 850 yenes (y agua fresca ilimitada de gratis).

Cuando termino mi visita descubro que la señora del mono sigue allí y está haciendo aún más ruido. Me pregunto cuántas horas le echa al día y si va allí cada día.

Bicicarro

Me dirijo a Roppongi, la zona de moda de Tokyo, pero hace muchísimo calor (43ºC a la sombra con 100% de humedad). Hace tanto calor que casi me desmayo, así que me meto en la primera tienda con aire acondicionado que veo. Es un edificio de tiendas cutrecillas como los que hay en China. Más tarde descubro que es la popular cadena de tiendas “Don Quijote” cuya mascota es un pingüino manga. Compro 2 nuevos Wii Remotes a la mitad del precio que pagaría en Londres.

Voy a la Mori Tower (el edificio principal de Roppongi Hills) pero todo es carisísimo y un poco aburrido así que voy a la Midtown Tower que acaban de abrir hace una semana y está llena de pastelerías con unos dulces alucinantes y lo mejor: sillas y mesas repletas de guapísimas jovencitas.

Me pregunto por qué no haremos lo mismo en España. Supongo que porque está considerado algo típico de señoras mayores.

DSC_0157

Voy a Harajuku a encontrarme con Héctor para cenar. Vamos al típico restaurante japonés y pedimos gyoza, arroz con carne, sopa y col.

Después de la cena damos un paseo y Héctor me enseña un templo chulísimo que tiene un jardín tradicional con puente en zigzag sobre lago artificial. Tomamos unas cuantas fotos experimentales con la cámara para probar varias funciones nocturnas y decidimos que NECESITO hacerme con el disparador remoto (especialmente para las largas exposiciones).

Vamos a un puente sobre la carretera para hacer unas cuantas fotos del tráfico a 30 segundos chulísimas, pero tenemos problemas porque no tenemos trípode y el puente vibra.

Nos encontramos con Pierre, un chico francés que pidió la Vulcanus el mismo año que yo, pero que tampoco la consiguió. Pierre lleva ya 8 meses trabajando en Tokyo para una empresa de telecomunicaciones francesa y habla japonés sorprendentemente bien, tan bien que los propios japoneses no se lo pueden creer. Habla super rápido, mucho más que los japoneses. Es un tipo muy gracioso y agradable (casi no parece francés).

Continuará.

Comentarios


Tío, ¿y en japón no venden tarjetas SD para evitar “jincarte” la tuya?


Pues sí, y eso tuve que hacer al día siguiente (como ya veréis), ya que perdí TODAS (unas 150) las que hice el 17 de Agosto cuando la tarjeta SD volvió a morir. Es la misma tarjeta que usamos en mi boda londinense y que Lau- y Jorge me avisaron de que estaba defectuosa pero yo, tonto de mí, esperaba a que mi suegro me mandase la tarjeta HCSD de 4 GB a tiempo desde China y no quería comprar otra más. Todo tiene su explicación.


Yo capturé a Noppon! http://www.flickr.com/photos/quehehechoyoparamereceresto/1350702743/

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.