Trocitos de Universo

Imagen de Coquevas

Advertencia: Esta entrada es una paja mental.

La historia de la informática puede resumirse muy brevemente como el intento del ser humano por convertir en discreto (digital) algo que no lo es (tensiones e intensidades en circuitos). Una vez conseguido esto, pasó a ser el intento de convertir en continuo algo discreto. De ese modo se pasó de imágenes en blanco y negro (sin escala de grises) a color de 4, 8, 16 bits, hasta llegar a 256 bits que es el estándar actual y que se denomina color real porque pueden describirse casi todos los tonos perceptibles por el ojo humano.

Curiosamente el Universo ya se encargó previamente de hacernos creer que la energía era algo continuo cuando en realidad está cuantizada, lo que significa que toda transferencia de energía se hace en pequeños paquetes, como si estuviese pixelizada. Por lo tanto la famosa era digital consiste en convertir algo discreto (la energía) en algo continuo: imágenes a todo color, canciones con toda la gama de sonidos audibles, películas que agrupan las dos anteriores…

El otro día me di con una esquina en la pierna y el golpe fue a parar justo sobre la pantalla del móvil que estaba en mi bolsillo. Después me percaté de que una serie de píxeles de la pantalla (9 o 10) se habían muerto justo bajo la zona de impacto y lucían siempre de color rosa. En cierto modo los cuantos de energía transferidos del impacto a la pantalla quedaron reflejados en otra superficie cuantizada, la pantalla de mi móvil.

Comentarios


¿Rosa? Jejeje, quizás es una “señal divina” para que salgas del armario :P

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.