Blog de sprocket

Imagen de sprocket

Actualización personal


Uniéndome a la campaña “un post al año no hace daño” voy a relatar unas cuantas cosas que pasan por mi cabeza y que merecerían posts específicos para cada una de ellas.

Todo este tiempo no he posteado porque estoy en una época de cambios. Yuan y yo nos hemos comprado una casa y le dedicamos la mayor parte de nuestro tiempo libre a ponerla a nuestro gusto (sea esto hacer innumerables obras o comprar y tirar muebles y diferentes objetos).

También ha sido una época de muchos viajes, hemos ido en 2 meses a China por 3 semanas (lo cual me daría para muchos posts, ya que este tercer viaje a China fue distinto y mucho más aventurero), a Amsterdam, La Haya y Rotterdam a visitar a unos amigos, a España fugazmente por Navidad y en unos días volveremos a China por 2 semanas más, donde celebraremos el Año Nuevo Chino (el segundo que paso en China) e iremos a Harbin a pasar frío (-40ºC, con una máxima temperatura de -20ºC), ver a la familia y lo más importante: visitar el Festival de Hielo más grande y alucinante del mundo (Google es vuestro amigo).

Para colmo estoy cambiando de puesto de trabajo en Ericsson y pasando de ser un Ingeniero de Servicios en Atención al Cliente (Mantenimiento) a ser el encargado de Mejora de Servicio e Innovación en todo el país (un puesto totalmente no técnico que me costó 5 semanas decidirme a dar el paso o no).

Finalmente, estoy dedicando muchísimo esfuerzo a una de mis grandes pasiones: diseñar juegos de mesa. He diseñado unos diez este año y voy a sacar uno al mercado en 2010. Tengo a un artista (ilustrador profesional) de Ohio trabajando en el proyecto ya y a mi contacto en la India para manufacturar los juegos en sí. Además iré a SPIEL en Essen, la mayor feria mundial de juegos de mesa del mundo y tendré mi propio stand allá. No pierdo el tiempo en recomendaros la mejor página sobre juegos de mesa del mundo: BoardGameGeek

Pues eso, que si me cogéis en un día bueno, postearé más sobre alguno de estos temas u otros y si no, al menos ahora sabéis en qué ocupo mi tiempo.

¡Feliz año nuevo! O como decían mis profesores de la ESI en Teleco: “¡feliz ano nuevo!”.

Imagen de sprocket

Revisión de examen de Teleco en la ESI


Como la vida misma. Totalmente verídico.

Imagen de sprocket

Testblog cumple 5 años


Sin pena ni gloria, pero Testblog cumplió este pasado Agosto cinco años.

Estos años parece que sean como los de los perros, que valen por siete, aunque en nuestro caso creo que valen por diez porque parece que Testblog tenga setenta años y ande moribundo.

¡Queremos artículos originales, no enlaces a vídeos y noticias de otros!

Imagen de sprocket

El asesino horrorosamente lento con arma tremendamente ineficaz


The Horribly Slow Murderer with the Extremely Inefficient Weapon from Paura express on Vimeo.

ACTUALIZACIÓN: El autor del corto está hablando con Vimeo, Youtube y todos los sitios de subidas de vídeo para que retiren el corto. Por lo visto se ha olvidado de los rusos: Enlace al corto desde página rusa

Imagen de sprocket

Égloga jardineril


Cuando me pongo a jardinear, me pongo

Cuando estaba buscando casa para comprar, una de las condiciones sine quam non era que tuviera jardín, cuanto más grande mejor.

He ahí que me compré casa con jardín de un tamaño decente, no muy grande, unos 40 metros cuadrados repartidos entre front y back garden (digamos que el front tiene unos 9 metros cuadrados y el back 31).

Aquí en UK lo normal es tener sólo césped o césped y arbustos en las fronteras con el vecino. Los viejecitos también tienen flores y recordad que yo compré la casa de una difunta señora de 94 años, lo que implica MUCHAS FLORES.

Para que os hagais una idea, en el front tengo dos árboles grandes y uno pequeñito (los grandes son un afro-abeto y un Cherry Blossom (cerezo como los japoneses, preciosísimo sólo una semana al año y que el resto del año parece mierda) y el pequeño creo que es otro abetito). En el back tengo un mini ciprés, miles de rosales que crecen y crecen comiéndose el jardín, zarzas de ésas que dan moras (ya tengo unas pocas para recolectar) y muchos arbustos y cosas verdes cuyos nombres no sé (aunque sí me contaron que tenemos unas camelias con unas flores muy bonitas).

Mi idea original era dejar los arbustos como muralla con los vecinos, recortándolos todo lo posible para que no se comieran el jardín y luego tener mi cespedito y plantar tomatitos, patatitas y otras cositas en cuanto deje de ser pobre como soy ahora mismo.

Pues bien, a esto que después de 3 meses con las llaves de la casa llega el momento de recuperar el jardín perdido, era LA RECONQUISTA del jardín, invadida por plantas infernales llenas de pinchos que iban a presentar batalla. Como buen jugador rolero, lo primero que hice antes de meterme en lucha fue ir a la tienda de Screwfix y agenciarme un cortador de césped de estos de palote con una guita que gira mu rápido y corta el césped y luego es un coñazo ir recogiendo las hierbas del suelo y unas tijeras eléctricas de Eduardo Manostijeras que por aquí llaman hedge trimmer. Una vez recargué las baterías Ión Litio de ambas, pulsé 2 para armarme con el recorta arbustos manostijeril y… no hice nada porque mi zona tiene una TPO (Tree Preservation Order) por lo que tuve que ir al Ayuntamiento a pedir permiso para recortarle las puntas y descargarle un poco al afro-abeto (ahora sí pillaréis lo de afro, ¿no?). La primera batalla fue legal y la perdí yo ya que me dieron unos putos formularios de más de 6 páginas en los que me pedían hasta muestra de semen para poderle cortarle un poco el pelo a mis árboles.

Pero entonces me vino el recuerdo de Viriato y simplemente hice caso omiso a los formularios (¡jodeos, abogados de árboles!) tomé las riendas de mi pseudo-motosierra-tijeril y con una carcajada demoníaca me dispuse a pelar al afro abeto, el cual ya había que bordear por la calle y que obstaculizaba el sendero que lleva a mi puerta.

Cuando por fin terminé después de un buen rato, la cantidad de “pelo” era tal que llené dos bolsas gigantes de basura “verde”. El olor a sangre de abeto era muy fuerte y me recordó a las tristes imitaciones que cuelgan de los retrovisores de los coches antiguos. Mi vecino me pilló con las manos en la masa, pero sólo me hizo un comentario sobre el olor de la sangre, que parecía gustarle mucho. Mi vecino tiene 83 años y mantiene su jardín a raya. Es como un campo de concentración de plantas, todas tiesas como velas y en formación para pasar revista.

Me pegué un buen par de horas arrancando malas hierbas y recogiendo el pelo del afro-abeto. En total llené 4 bolsas hasta los topes.

Ahora tocaba la batalla campal más dura de la historia, el back garden. Me dirigí a la parte trasera de mi casa y empecé duro. Del tirón empecé sin piedad, casi corriendo, a pasar las hojas de mi sierra por todos los arbustos posibles. Rápidamente las plantas llamaron a refuerzos y miles de bichos, incluyendo abejas, abejorros, avispas, mariposas, insectos, salieron a defenderlas. Tuve entonces que ir con más cuidado y cogí mi fusil de francotirador: una de estas tijeras de podar telescópicas y empecé a hacer headshots a diestro y siniestro, sobre todo los rosales. Los brazos de los caídos se agarraban a mis ropas y parecían gritar “muere hijoputaaa”. Conseguí deshacerme de ellos y descubrí fresas silvestres. No caí en la trampa y salí corriendo, esas fresas podrían haberme estallado en las manos o si no envenenarme al igual que las moras silvestres.

Cuando por fin iba a sellar mi victoria, mi arma se encasquilló, ya que después de múltiples horas de duro uso, la batería murió y tuve que correr al arsenal a por más balas. Una vez la batalla terminó, por humanidad, recogí a todos los muertos y los monté en una gran pira funeraria que no pude encender por motivos legales, pero que haré enterrar a su debido tiempo.

Yo que había previsto dedicar a esta batalla la mitad de mi día, me encontré con que le había dedicado más tiempo que Bush a Irak y estaba físicamente igual de reventado.

Mi vecino creo que me vio y sonreía en la lejanía. Le costó 83 años aprender a amaestrar y llevar con dignidad su campo de concentración.

Cuando llegó mi esposa no podía reconocer la casa desde lejos y dio un salto al ver la pila de muertos y los pocos que se rindieron.

-“Se te fue la mano, ahora se ve muy vacío” -“Daños colaterales, querida mía, daños colaterales…”.

Imagen de sprocket

Eso es así


De la misma gente de “Esto ya no es lo que era”.

Imagen de sprocket

A ver si hay huevos...


Dicen que el metro de Sevilla se inaugurará el 2 de Abril a las 14h.

A ver si hay huevos de montarse el primer día que abren…

¡Que la vírgen del socavón nos ampare…!

En Feria va a estar abierto las 24 horas del día todos los días de Feria, habrá que ver esos gitanos y canis atracando a la gente en los vagones…

¡Qué miedo!

Imagen de sprocket

El número Pi


Me entero por una lista de correo de matemáticas recreativas que Kate Bush tiene una canción llamada Pi sobre el número y durante la misma ella recita los primeros 100 dígitos.

Esto me llama la atención y sigo el enlace a la letra de la canción y la canción en sí misma y cuál es mi sorpresa cuando va por el dígito 70 o así, se equivoca y mete 31 cuando debería ser 0.

Hacía mucho tiempo que no repasaba de memoria los primeros 100, pero sabía que estaba mal. Así que fui a esta página a confirmar mis sospechas, y sí, tenía razón.

Qué vergüenza sacar una canción llamada Pi, sobre el número Pi, y ni siquiera confirmar que tienes los decimales correctos…

ACTUALIZACIÓN: La canción está bien, la letra es la que estaba mal. Cuando pronuncia zero lo hace que parece three one y la persona que transcribió la letra no se molestó en contrastar la fuente.

Imagen de sprocket

El espíritu de sacrificio


Hablaba yo el otro día con mi amigo y compañero de trabajo Bill, ciudadano americano de 60 años que estuvo en la guerra de Vietnam y que ha vivido más de 200 años ya que ha hecho de todo y ha estado en medio mundo en multitudes de culturas. Como decía hablábamos de la crisis, tema más popular estos días y decíamos que alguna cosa buena traería la crisis y llegamos a la conclusión de que una de las mejores sería un cambio en la cultura de la sociedad, una vuelta al espíritu de sacrificio, al hacer lo que haga falta, lo que sea necesario para sobrevivir.

También hablamos de que nuestros hijos no llegarán a tener o disfrutar de todo lo que nosotros hemos disfrutado y que esto era algo terrible, pero en el fondo bueno, ya que no había sido producto del duro esfuerzo sino de deuda contraída, de dinero prestado que no se tenía.

Hablamos mucho sobre la nueva generación. Esta generación de la crisis va a ser muy similar a la que hubo en España después la Guerra Civil y durante la transición, cuán similar dependerá de cuán mala es la crisis que parece que queda para rato. Con esto me quiero referir a que serán más bien como nuestros padres y abuelos: serán más dedicados con lo que hacen, sabrán valorar lo que cuesta cada cosa y si es necesaria o no y aprenderán que para obtener algo hay que dedicarle esfuerzo y sacrificio. La nueva generación será más respetuosa y más generosa, se apoyará más en el grupo que en el individuo. Veremos más pandillas de amigos que ahora y serán mucho más amigos que ahora.

Sólo pensad que ahora, en el colegio, en el instituto, ya no habrá situaciones en las que “si sólo suspendo cuatro me regalan la moto”. La edad mínima para trabajar puede que vuelva a bajar a los 14 años, donde estaba cuando yo estudiaba y es muy probable que vuelvan las pequeñas empresas familiares, las de toda la vida, donde toda la familia trabaja sin sueldos ni nada y se apañan con lo que va entrando cada mes.

La lista de los países más ricos del mundo o con las economías más poderosas va a ser cambiada por los países que más ahorran.

Habrán cambios, TIENE que haber cambios.

Imagen de sprocket

Esto ya no es lo que era