Blog de sprocket

Imagen de sprocket

Hoy puede ser un mal día, plantéatelo así


Anoche me acosté a las 2:45h y hoy, como de costumbre, me ha sonado el despertador a las 8h. Como cada mañana, nada más sonar el despertador, lo apago y enciendo la luz para despabilarme. A esto que pulso el interruptor y la bombilla peta y hace ¡pam! al mismo tiempo. Quedo a oscuras y por lo tanto duermo, no sin antes subir la persiana para que al menos llegue a despertarme la claridad del día.

Imagen de sprocket

Los peores dos meses de mi vida


Ya estoy hasta los cojones de que todo el mundo me diga que me queda un suspiro para acabar la carrera. Me lo llevan diciendo desde el año pasado y aún no la termino…

Por si fuera poco pasar 5 años puteado estudiando teleco, sin tiempo libre y envidiando al resto del mundo universitario (sí, ése en el que las juergas son lo normal y en el que sólo tienes que estudiar unos días antes del examen para sacar notazas), ahora tengo que pasar 2 meses (que se dice pronto) enclaustrado en mi cuarto estudiando.

Imagen de sprocket

¿Una verdad como un templo?


El otro día leí una tira cómica que empezaba así:

The Norm

Esto me hizo reflexionar y el resultado fue:

Sí, es cierto, los hombres pensamos cada poco tiempo en el sexo, pero no cada 45 segundos…

Pero, ¿por ello somos unos pervertidos, depravados, etc.? Lo dudo mucho. La culpa de todo, como casi siempre la tiene la Iglesia, que ha inculcado en la memoria colectiva toda esa aversión por el sexo, ese tema tabú sucio, salvo que sea bajo el sagrado sacramento del matrimonio. ¿Es que nadie se da cuenta de que todo eso no es más que una potente herramienta de control de la Iglesia?

Volviendo al tema en cuestión… Cuando estás en tu cama, con la mirada fija en el techo intentando dormirte sin éxito (no es mi caso), ¿hay alguna cosa mejor que pensar en el sexo? Cuando llevas 4 horas de Sistemas Electrónicos Digitales de Datos Churripáticos y tu mente está cansada, ¿te vas a poner a pensar en la inexistencia de Dios? No, en realidad estás pensando en la nueva chica de clase, la que lleva la microfalda que hace de todo menos tapar… El que esté libre de pecado que tire la primera piedra. Y si alguien la tira, ¡qué triste!

Imagen de sprocket

El quinto sentido


Esta mañana me he despertado a la hora que he querido, sin despertador por una vez en la vida. Ésta es una de las ventajas de terminar los exámenes (aunque mañana tengo uno de inglés en Madrid).

Como ahora tengo tiempo, puedo tener momentos filosóficos nada más despertarme. Así que me ha venido a la mente una de esas reflexiones: he pensado en el más fantástico e increíble de los cinco sentidos: el tacto.

Imagen de sprocket

De cómo miles de millones de dólares se estrellan por un puto paracaídas


Si ya me lo llevan diciendo años en la carrera:

“Chavales, no os comáis mucho el coco con el diseño microelectrónico, porque al final va a ser pa ná”

Sabias palabras de mi profesor de Microelectrónica Miguel Ángel Aguirre. Y es que hace dos días nos contaban cómo un piloto de Hollywood, que era la hostia, el más mejón de tor mundo enterico, iba a recoger una sonda que llevaba 3 años recogiendo muestras en el espacio.

Imagen de sprocket

Los albañiles, esos grandes desconocidos


Después de casi 3 años de obras en mi puta ventana, he venido desarrollando toda una suerte de sensaciones acerca de los albañiles. Y he realizado un estudio sobre ellos, al menos sobre los que tengo enfrente todo el santo día. Aquí tenéis los resultados del estudio:

Imagen de sprocket

Mi lanza Masai, Londres y mi examen de Conmutación


Mis padres se fueron a África de viaje de Bodas de Plata y fueron a Kenia, Tanzania y a las Islas Mauricio.

Hoy han venido unos amigos de mis padres y, obviamente han tenido que sufrir los 13 carretes de fotos y 2 dvds de 1 hora cada uno con una selección de los vídeos que hicieron allí…

Imagen de sprocket

Toda saga tiene un comienzo


Por fin estreno el blog. Espero que todo vaya bien y se mantenga durante mucho tiempo. Bueno, al lío.

Bueno, hablemos un poco sobre mí para los que no me conozcáis… Tengo 23 años y se supone que dentro de dos semanas acabo la carrera de Ingeniero de Telecomunicación. Pero bueno, esto no interesa a nadie (salvo a las cazaingenieros), así que vamos a lo importante: sí, soy un friki.

Los frikis somos casi todos buena gente y los cabrones de Hollywood se aprovechan de nosotros y hacen películas bodrio que estamos obligados a ver por ser frikis.

¿Pero, qué es un friki? Todos los frikis lo sabemos, pero la gente “normal”, no. Un friki es alguien que es un entendido en alguna materia considerada “no útil” para la sociedad, por ejemplo, si conoces todos los detalles de alguna serie de la tele (normalmente de Ciencia-Ficción), o de una o varias colecciones de cómics, o te sabes todas las canciones (en japonés) de alguna serie de animación, eres un friki.

Yo soy un friki de los cómics, del cine, de muchas series de televisión y sobre todo del Go (un juego chino del que os hablaré en futuros posts).

Bueno, creo que para empezar no está mal. Ya me iréis conociendo día a día (y un saludo a los que ya me conocéis).