comida

Imagen de kaitana

Pizzas a 1 euro


Últimas noticias….!!

Lo vimos en Madrid, y ahora en Sevilla. El lunes 8 de Junio, en Telepizza, pizzas a 1 euro.

Aprovecho para poner esta foto de una curiosa (¿asquerosa?) pizza.

Imagen de kaitana

Complot


Las multinacionales nos quieren gordos y lustrosos.

A los hechos me remito: ¿Por qué la familia, tras comer el queso normal, con sus grasas y sus cosas, es feliz y dicharachera, mientras que la señorita que come el queso light 0% grasa, muestra cara de estreñida y miserable? (Sin mencionar que esta más sola que la una, sin maromo que la quiera ni perrito que le ladre.)

¿Es así como pretenden vendernos el producto?

DSC00074

Imagen de Marietti

Una de gordos


¿Te apetece un sandwich?

Un sanwiche!!

super sandwich

¿O prefierees unas Hamburguesas?

Hamburguesa1

Hamburguesa2

Y luego algo de postre

profiteroles??

con chocolate por encima

Via This is why you´re fat

Imagen de kaitana

¡A comer!


Imagen de kaitana

¡Qué recuerdos!


Cartel Frigo del Pleistoceno

Qué tiempos aquellos en que un popeye de limón te costaba cinco duros (en euros unos… 15 centimos… tres monedillas de cobre guarras, que ahora si las ves en el suelo ni te agachas) Cosas como estas me hacen sentir mayor, sniff sniff…

(Tomado de Los Malditos 80)

Imagen de Marietti

Y pensabamos que se habían ido...


Häagen-Dazs

Mini-punto para el que descubra la nueva ubicación.

Otro nuevo ademas del que ya puso Kaitana ¡Gaaaa!

Imagen de kaitana

¿Quién dijo que era el final?


Señoras, señores, señoris, señoros y señurus: ¡HAN VUELTO!

DSC00014

¡Sí! ¡En Sevilla! ¡Premio para quien acierte dónde está!
Y lo más importante ¿Cuándo la estrenamos?

Imagen de Ines

Pollo a la mostaza con cuscús


Esta receta es facilísima de hacer, no se tarda apenas nada de tiempo y el resultado es…sabroso!! Perfecta receta para estudiantes y personas con poco tiempo y/o afición por la cocina.

Ingredientes

  • 1 Pechuga de Pollo grande
  • 1 Bote de Mostaza de dijon
  • 1 Hoja de Laurel
  • 1 Cubito de Avecrem
  • 1 buen Chorreón de Vino Blanco
  • 200 gr de cuscús
  • Medio Pimiento Rojo
  • Medio Pimiento Verde
  • 1 Cebolla pequeña o media grande
  • Aceite de Oliva
  • Sal
  • Cúrcuma (opcional)

Para 2 personas

  1. Corta la pechuga de pollo en dados, no muy pequeños y úntalos con la mostaza de dijon. Deben quedar bien cubiertos. Si tienes tiempo y te acuerdas, los puedes dejar marinar en la mostaza desde la noche anterior o una hora antes de cocinar pero no es estrictamente necesario.

  2. En una sartén grande pon un buen chorreón de aceite de oliva y cuando esté caliente añade el pollo con la mostaza y la hoja de laurel.

  3. Mientras que el pollo se va dorando, pon un poquito de aceite en otra sartén pequeñita y cuando esté caliente añade los pimientos y la cebolla, bien picaditos y con un poquito de sal. Cuando estén hechos (a tu gusto), retíralos del fuego y déjalos aparte, los añadiremos al cuscús en el último momento.

  4. Cuando el pollo esté doradito se añade el cubito de avecrem desmenuzado y el vino blanco y se deja cocer a fuego medio/bajo, removiendo de vez en cuando para que se cree una salsita cremosa. Cuidado cuando eches el vino, si te pasas, la salsa quedará aguada y si no pones suficiente, la salsa quedará aguada.

  5. Mientras se cuece el pollo, hierve un litro de agua y sitúa el cuscús en una fuente honda con sal, una cucharadita de cúrcuma (para dar color al cuscús) y un chorrito de aceite de oliva. Remueve con un tenedor y cuando el agua esté hirviendo riega el cuscús hasta que esté cubierto (no eches toda el agua de una vez). Cuando el cuscús absorba el agua, remueve de nuevo con el tenedor y sigue añadiendo poco a poco y repitiendo la operación hasta que el cuscús esté blandito. Cuando el cuscús esté listo, añade los pimientos y la cebolla frita y mezcla bien.

  6. Sirve las dos raciones de pollo con su salsita y su acompañamiento de cuscús y…a disfrutar!

Imagen de Ines

Maroush Gardens, delicias libanesas


Este restaurante es uno de mis libaneses favoritos de Londres. Los dueños abrieron su primer restaurante en 1981 y desde entonces han tenido tanto éxito que ya llevan 10 restaurantes abiertos, cada uno con un enfoque ligeramente distinto.

Podreis disfrutar de una comida tranquila y relajada, o pasar una velada entretenida con música en vivo y danza del vientre, así como disfrutar de un ligero snack y un zumo de fruta fresca recién exprimida.

Mi última cenita en Maroush fue el día del cumpleaños de mi madre, así que optamos por Maroush Gardens, ya que queríamos pasar una noche relajada y no queríamos que hubiera bailarinas pululando alrededor de la mesa mientras traducíamos del inglés al español y viceversa (por supuesto Sprocket, Yuan y Gibran vinieron también).

IMG_0431_redimensionar

La comida es excelente. Para comenzar tomamos unas tapitas (o mezza, como les llaman ellos): el clásico hummus (deliciosa pasta de garbanzos acomañada de pan libanés recién hecho), musaka libanesa (que no es para nada como la musaka griega, esta tiene sólo verdura y garbanzos pero también es sabrosa; ensalada, y también probamos unas salchichitas picantes de cordero que no estaban mal. Viene bien saber que con cada cena o almuerzo sirven una fuente con una lechuga, tomate, pepino, pimiento y zanahoria de forma gratuita, pero eso sí, sin cortar ni aliñar, en plan rústico. Así que seguramente la próxima vez no pediremos ensalada, ya que la que sirven gratis es enorme y no está nada mal.

Como plato fuerte puedes optar por cualquier de los deliciosos kebabs que suelen servir con ensalada y arroz o elegir uno de sus guisos, como mi madre, que siempre acierta con lo que pide en este restaurante (la última vez se pidió un pescado, Sayadieh, algo raro en un libanés, pero resultó estar delicioso, incluso para mí que no me gusta demasiado el pescado). Esta vez mi madre se pidió un guisito de pollo (Chicken with Vegetables and Rice) que me recordó a pollo al curry pero muy moderado de especias (perfecto para los paladares españoles, que por norma general no están muy acostumbrados al picante). Como postre, no dejeis de probar los dulcecillos libaneses (Baklawa) con un té de hierbabuena. Los pastelillos son dulcísimos y se desacen en la boca….ahhhh!

IMG_0430_redimensionar(1)

Cabe mencionar que en este restaurante sirven alcohol (en Londres hay algunos restaurantes que, al ser musulmanes, no sirven alcohol, pero en este sí), y el vino libanés que nos tomamos estaba bastante bueno, eso sí a 30 libras la botella, ya debe estar bueno! (tranquilos, hay vinos más baratos, es que era una ocasión muy especial, ¡el cumple de mi mami!)Para los no alcohólicos, merece la pena probar los zumos naturales que hacen sobre la marcha…qué ricos!

Finalmente mencionar que el servicio es muy bueno, los camareros son muy atentos, y el precio no está muy mal. Es accesible para todos. Si a lo mejor es un poco carillo para ir todos los días a cenar, el precio de la cena con bebidas y postre es bastante razonable y entra en al media de lo que se gastaría cualquier londinense (o español en Londres) en una ocasión especial. Para los estudiantes, siempre queda la opción de ir a su Cafetería Snack Bar (Ranoush) donde podreis degustar un sabroso kebab y un zumo fresco por menos de 10 libras.

Información Útil

http://www.maroush.com/

Imagen de Ines

Tiramisú helado


Ingredientes

  • 6 huevos
  • 6 cucharadas soperas de azúcar
  • 250 gr mascarpone
  • 1 caja de soletillas
  • 2 tazas de café del bueno, frío
  • 1 chorrito de Tía María (opcional)

Preparación

  1. En un recipiente de batidora, separa las claras de las yemas. Deja las claras aparte y pon las yemas en un bol grande.
  2. Bate las yemas, añade el azúcar y mézclalo todo bien.
  3. Añade el mascarpone poco a poco hasta crear una masa homogénea.
  4. Bate las claras a punto de nieve y después añádelas a la masa de huevos, azúcar y mascarpone.
  5. Pon el café y el Tía María en un plato hondo y baña ligeramente las soletillas en el líquido. Ten cuidado de que no se empapen demasiado o se romperán.
  6. Cubre la base de una fuente relativamente honda con las soletillas.
  7. Vacía la mezcla cuidadosamente sobre las soletillas y pon la fuente en el congelador1 durante varias horas, hasta que el tiramisú esté sólido.
  8. Por último, sacar del congelador una media hora antes de servir y espolvorear chocolate en polvo sobre cada porción a servir.

A cocinar!

  1. Esta receta me la dio una italiana en inglés y como ella me dijo que lo pusiera en el “freezer” pues yo fui y lo puse en el congelador. Al cabo de unos años (de verdad, años) y muchos tiramisús, le pregunté a otra italiana si el tiramisú de verdad se ponía en el congelador (ya q salía más como helado que como el tiramisú que yo normalmente me tomo en los restaurantes) y ella me dijo que no, que eso era poco más que sacrilegio. Así que he estado haciendo mi tiramisú helado, por error, debido a una mala utilización del inglés por parte de mi primera amiga italiana. Aun así, sigo haciéndolo helado, porque por ahora, ha tenido mucho éxito entre mis amigos. A ver que os parece a vosotros.