humor

Imagen de sprocket

Dominio del inglés


Dominio del inglés

Estaba yo aburrido en la estación de autobuses de Ronda esperando la salida de mi bus con destino a Sevilla cuando me encontré con esto.

Por si en la foto no se ve bien o sois tan flojos que no quereis pinchar sobre ella pone:

Meson Rondeño (nótese la tilde elíptica de Meson). Edrees: Plaza de la Merced. In front of the park; togedar the Churh.

Specialities:

  • Baby leg of lamb (pierna bebé de cordero?)
  • Suckling pig (cerdo que la chupa?)
  • Cod Fish
  • Fish of the day

Supongo que el profesor de inglés grazalemeño de turno se estará sacando los ojos para no sufrir con estos carteles.

Lo mejor de todo es que vi a los que los ponían en las paredes. Eran ni más ni menos que 3 personas 3. Por lo que supongo que ninguno de ellos era muy familiar con el inglés y la traducción la hizo el hijo pequeño de alguno de ellos. Al menos el niño puso bien la semifrase “in front of the park”.

¿Os imaginais la cara de los guiris cuando leyeran el cartel?

Eso me recuerda mi primer contacto con los ingleses. Cuando fui por vez primera al Reino Unido: fui a Sheffield (famosa por la película Full Monty) y estuve allí un mes en una familia inglesa. Cuando pregunté por una dirección o una tienda a gente que pasaba por la calle, me dijeron con la típica flema inglesa: “excuse me, but I don’t understand you” y seguían andando por la calle dejándome a mí pensando sobre todo el inglés que se suponía que sabía… (después descubrí que SÍ que me entendían, pero que decían eso para no tener que ayudarme, grrrr).

Imagen de sprocket

¿Por qué lo que está bueno engorda?


¿Nunca os habeis hecho esta pregunta?

Esta semana en Granada he estado comiendo las ricas comidas que mi hermanita me ha preparado. Todas y cada una de ellas son exquisitas y jamás en la vida las comería en mi casa PORQUE ENGORDAN.

Mientras me lavaba los dientes de repente ha surgido en mi mente la pregunta: ¿por qué lo que está bueno engorda? ¿Cómo sería el mundo si los pasteles, los dulces, en definitiva, las grasas y los hidratos de carbono adelgazasen en vez de engordar?

-Cariño, he cogido otro kilo, ¡ahora no podré ponerme el vestido de la boda! -Tranquila, voy al super a comprarte una caja de kilo de bombones.

¿Hay algo malo en que lo bueno adelgace?

Mucha gente podría decir que la gente comería cosas dulces hasta morir por estar en los huesos, pero esa posibilidad es realmente difícil de creer.

Quizás las modelos serían ahora mujeres rellenitas, que tendrían que comer verduras y demás alimentos “engordantes”.

Las revistas femeninas sacarían “la dieta milagrosa del Donut”, “Pierde 5 kilos comiendo sólo chocolate” y demás.

Si existe un dios (que va a ser que no), obviamente no es nada bondadoso ya que hace que lo más rico y delicioso sea lo que más engorde. Pero bueno, ante eso seguiré nuestro lema: “más vale ser un gordo feliz, que un esmirriado amargado”.

Imagen de Hodus

La capacidad de un friki no tiene límites!!!! (ni su sentido del ridículo)


Puerro me ha pasado un link que la verdad es que no tiene desperdicio. Prefiero que seáis vosotros quienes hagáis los comentarios oportunos, porque yo aun me estoy riendo XD

no tengo palabras

Imagen de sprocket

Cómo ser John Malkovich, ups, cómo ser John Locke


Acabo de tener una de ESAS experiencias.

Estaba tan tranquilo fregando los platos de la cena cuando, al echar agua sobre los platos para empezar a enjabonarlos, una cucaracha aparece al fondo del fregadero y me saluda moviendo las antenas.

Automáticamente pienso: “mierda, me ha tocado a mí”.

Lo primero que hago es mojarla bien para que no pueda volar. Odio cuando vuelan (sí, era de las voladoras). Después compruebo que no consigue subir por el pozo de potencial infinito, o sea, la pared vertical del lavadero. Como no podía escapar, me paré a pensar un plan de exterminio.

Lo que tenía claro es que ninguna parte de mi cuerpo iba a tocar semejante criatura maligna. Así que al final recordé la serie a la que estoy totalmente enganchado y me quedan 2 capítulos para acabar: LOST.

¿Qué haría John Locke, el superviviente nato, el cazador, el máquina, si estuviera en mi situación?

Obviamente cogí el cuchillo más gordo que tenía y para no ensuciarlo se me ocurrió envolverlo con una servilleta desplegada. Mala idea, la servilleta duró 0,2 segundos en desenrollarse. Ahora que lo pienso con más calma debí usar el film transparente de plástico.

Lo cachondísimo del asunto es que había una ensaladera en mitad del lavadero, de éstas circulares. Por lo que la cucaracha sólo podía correr alrededor de ella.

Empecé a lanzar machetazos contra la criatura maldad que casi todos paraban al metal del fregadero (bonito lo he dejado). En verdad, el primer plan que me vino a la mente fue usar algún cucharón cubierto con algo, para sacar la cucaracha del fregadero y poderla pisotear según el ritual tradicional. Pero no, yo quería que no se escapara, tenía que sufrir el haberme jodido el fregado…

Uno de los machetazos le cortó un trozo de antena y otro le dio de lleno, pero la cabrona seguía corriendo. Era muy cómico, porque la cabrona daba vueltas alrededor de la ensaladera SIEMPRE en la misma dirección, es decir, sentido horario. Yo iba macheteando por detrás de ella para que corriera y luego esperaba a que pasara por donde yo estaba esperando y ¡zas!

Yo tenía visión casi absoluta desde arriba, por lo que no podía escapar. Uno de los machetazos la dejó tocada y medio quieta. Y entonces he tenido que hacer lo más difícil de mi vida. Yo quería pegar machetazos aleatorios y que uno le diera, pero no acertaba ni uno. Así que tuve que poco a poco ir acercando la punta del cuchillo hasta clavársela en todo el cuerpo. Me acordé de la escena de Salvar al soldado Ryan, cuando un nazi apuñala en el corazón a un americano del pelotón de Ryan poco a poco hasta que le mata, mientras un compañero del pelotón mira cómo lo hace, cagado de miedo y no salva a su compañero. No podeis imaginar cómo me ha temblado la mano al hacerlo. Pero lo hice.

La cucaracha aún movía la cabeza, una pata y las antenas. Para acabar con su sufrimiento (y el mío), intenté acertarle en la cabeza, pero la cabrona la movía para evitar el cuchillo, así que he tenido que hacer lo peor de todo: he tenido que coger una servilleta y cogerla con la mano y ESTRUJARLE LA CABEZA con mis dedos hasta que ha hecho CRUICH. La he tirado a la basura y he fregado todo con el mayor ímpetu y pasión de mi vida. Sólo de pensar en la cucaracha cada vez que me tome un yogur o que corte queso me dan arcadas.

Imagen de sprocket

¿PAZATOS?


¿PAZATOS?

Cuando lo vi mi corazón palpitó frenético. Los que me conoceis bien sabeis cuánto amo ésta, nuestra Lengua. ¡Limpia, fija y da esplendor!

Lo primero que vino a mi mente fue: ¡fotolog! Pero enseguida recordé que abandoné mi fotolog porque había muchos problemas al subir fotos, todo lo contrario que con mi cuenta en Flickr

Pues eso, no podía pasar esta ocasión y aquí está la foto, eso sí, un poco borrosa, pero eso es culpa de Bishop :P

Imagen de sprocket

¿Qué edad me echas?


Últimamente estoy sufriendo el ataque continuado de las féminas con esta pregunta (bueno, y algún varón).

¡Qué tiempos aquellos de juventud, en los que podíamos distinguir claramente la edad de nuestros amigos y conocidos hasta incluso diferenciar el número de meses!

Parece que conforme te haces mayor, el rango empieza a ensancharse y pasamos de los meses a los años, y de los años a los … y pico o … y tantos.

Vaya sorpresa me llevé cuando descubrí que un chaval con el que jugaba al Go, tenía 21 años, mientras que yo pensaba que tenía 15. Y es que hasta la voz la tiene de niño, es bajito, es muy joven, vamos, que me tuvo que enseñar el D.N.I.

Caso aparte son los japoneses. Jamás acertaré la edad de ninguna japonesa. El martes descubrí que mi profesora tiene 28 años y yo pensaba que tenía 18 a lo sumo o_O Eso también implica que mi antigua profesora, Michi, tiene treinta y tantos y yo pensaba que tenía 25 ó 26.

Pero vayamos al intríngulis: cuando un tío te dice ¿cuántos años me echas? tú puedes ser 100% sincero y emitir tu respuesta con toda tranquilidad, ya yerres por exceso como por defecto, pero como la preguntante sea una chica, la has cagado amigo mío.

Pero aquí tengo yo el truco salvador, lo llamo el método Joey de éxito seguro y consiste en SIEMPRE decirles 15 años, aunque tengan 50 años. Una vez que la chica se ríe y te dice: “jooo, tontooo, ¿cómo voy a tener yo 15 añooooos, ya lo quisieraaaaa”, entonces le dices: “¿entonces tienes 16?”. La chica volverá a reírse e incluso te dirá “tengo alguno más” (nótese el ALGUNO, no ALGUNOS). Eso es una trampa que debeis evitar por todos los medios. SIEMPRE teneis que ir subiendo la edad año a año, aunque se tarde una hora en averiguarlo. A la cuarta iteración o así, ella misma os dirá su edad (o la que ella intenta colaros). Y OBLIGATORIAMENTE debeis decir: “noooo, no puede ser verdad, me estás engañando (cosa muy probable)”.

Hay otra variante y es decir en la primera iteración: “¿15 años y 4 meses?”, pero puede llegar a ser un poco molesta.

De todas formas, nunca entenderé ese afán por ocultar la edad de uno. ¿De qué sirve engañar a alguien para aparentar ser más joven de lo que se es? (no fusiladme mucho a comentarios, chicas).

Imagen de sprocket

Pequeña disquisición sobre Lost


Como no, ahora estoy enganchado a la serie Lost, pero no la llevo al día por la Fox porque mis padres desde 24, ya no aguantan las series de intriga y suspense en pequeños capítulos semanales. Así que la estoy viendo por otros medios (ya me entendéis :P).

El tema es que en el segundo capítulo, el doctor que, cómo no, es el líder de todos, pide ayuda para que alguien arregle el transceptor (gracias, guionistas de Hollywood, por no permitir que también el doctor arregle el transceptor él sólo).

Yo esperaba que gritara: “¿hay algún ingeniero entre nosotros?”, pero no, gritó: “¿alguien puede ayudarnos con el transceptor?”. Obviamente todo el mundo (hasta los koreanos) sabía lo que era un transceptor (transmisor-receptor, vamos un puto walkie-talkie) y como nadie decía nada, de repente se oye:

“Creo que yo, el morito bueno, sabré arreglarlo” y van y le dan el valioso transceptor.

Un par de pensamientos furtivos: (pulsad en leer más)

Imagen de sprocket

Ascensor friki


Ascensor friki

Después de visitar el piso de Lobo, jamás pensé que me encontraría con un ascensor más friki, pero parece ser que siempre la realidad supera a la ficción.

Éste es el ascensor del piso de Michi-sensei, mi profesora de japonés (que ahora mismo está en un avión camino de Japón).

Como podeis comprobar, los botones de las plantas están en el reposabrazos y tiene un porterillo (¡que funciona!) para poder hablar con la gente de cada casa mientras estás en el ascensor.

Esto podría hacernos pensar que el ascensor es TAN lento, que mientras llegas al piso elegido, te entretienes hablando con la gente a la que vas a visitar. Pero no, el ascensor es como los demás.

Mi opinión es que sirve para cuando te tiras dos horas despidiéndote del inquilino, y luego el visitador o el visitado se acuerda de algo “importante” y usa el porterillo para decírselo mientras baja por él.

¿Os podeis imaginar las divertidas combinaciones y posibilidades que esto daría si este sistema se instalase en TODOS los ascensores de España?

Por ejemplo, cuando tienes la típica visita pesada que no se quiere ir, pues cuando por fin se va, te puedes cagar en su puta madre por el porterillo. O cuando viene algún vendedor a venderte algo.

Pero mi situación favorita es cuando uno de los enamorados, llama a la puerta del otro, y el visitado, mientras sube su amante por el ascensor, le empieza a decir todas las guarreridas que le va a hacer, sin saber que la abuelita que vive en el quinto coincidió con su amante en la entrada y lo está escuchando todo CON EL AMANTE DELANTE rojo como un tomate.

Porque vivo en una casa, que si no, promovía su instalación en ésta nuestra comunidad.

Imagen de Coquevas

Agudeza visual


Agudeza visual
¿Hacia dónde se te van los ojos?

  1. Hacia los sellos (me da a mí que tú eres un poco cani)
  2. Hacia las tarrinas de CDs (enfermo)
  3. Hacia el suelo (tú si que estás enfermo)
Imagen de sprocket

Triste resguardo


Triste resguardo

Mientras solicitaba mi Título de Ingeniero de Telecomunicación, el funcionario de Secretaría de Alumnos comenzó a rellenar un recibo de esos normales guarrillos y yo le pregunté: -Oye, ¿eso tan triste no será el resguardo del título, verdad? Y él me dijo: -Pues sí, esto tan triste es el resguardo. -¿Cuándo tendré que pasarme a por el Título? - Dentro de 3 ó 4 años. Pero no te preocupes, te mandan una carta.

¡Oh sí, dentro de 4 años seguiré viviendo aquí con mis papis y vendré aquí a por el titulín!

Me imagino dentro de 4 años, con 28 años, trabajando en algún país remoto (¿Japón?), y recibiendo una holollamada de mis padres al más puro estilo Star Wars, diciéndome: -Carlos, hijo, acaba de llegar la carta de la ESI diciendo que por fin tienen tu título de Ingeniero, a ver si así podemos verte.

Entonces es cuando cojo el avión desde Japón y al llegar a casa descubro que era una falsa alarma para que viniera a Sevilla a ver a mis padres.

-Papá, ya es la segunda vez que me lo haces, que estos viajes cuestan una pasta. -Ay, hijo es que tu madre se pone muy pesada si no te ve cada cierto tiempo.