Imagen de Ines

Maroush Gardens, delicias libanesas


Este restaurante es uno de mis libaneses favoritos de Londres. Los dueños abrieron su primer restaurante en 1981 y desde entonces han tenido tanto éxito que ya llevan 10 restaurantes abiertos, cada uno con un enfoque ligeramente distinto.

Podreis disfrutar de una comida tranquila y relajada, o pasar una velada entretenida con música en vivo y danza del vientre, así como disfrutar de un ligero snack y un zumo de fruta fresca recién exprimida.

Mi última cenita en Maroush fue el día del cumpleaños de mi madre, así que optamos por Maroush Gardens, ya que queríamos pasar una noche relajada y no queríamos que hubiera bailarinas pululando alrededor de la mesa mientras traducíamos del inglés al español y viceversa (por supuesto Sprocket, Yuan y Gibran vinieron también).

IMG_0431_redimensionar

La comida es excelente. Para comenzar tomamos unas tapitas (o mezza, como les llaman ellos): el clásico hummus (deliciosa pasta de garbanzos acomañada de pan libanés recién hecho), musaka libanesa (que no es para nada como la musaka griega, esta tiene sólo verdura y garbanzos pero también es sabrosa; ensalada, y también probamos unas salchichitas picantes de cordero que no estaban mal. Viene bien saber que con cada cena o almuerzo sirven una fuente con una lechuga, tomate, pepino, pimiento y zanahoria de forma gratuita, pero eso sí, sin cortar ni aliñar, en plan rústico. Así que seguramente la próxima vez no pediremos ensalada, ya que la que sirven gratis es enorme y no está nada mal.

Como plato fuerte puedes optar por cualquier de los deliciosos kebabs que suelen servir con ensalada y arroz o elegir uno de sus guisos, como mi madre, que siempre acierta con lo que pide en este restaurante (la última vez se pidió un pescado, Sayadieh, algo raro en un libanés, pero resultó estar delicioso, incluso para mí que no me gusta demasiado el pescado). Esta vez mi madre se pidió un guisito de pollo (Chicken with Vegetables and Rice) que me recordó a pollo al curry pero muy moderado de especias (perfecto para los paladares españoles, que por norma general no están muy acostumbrados al picante). Como postre, no dejeis de probar los dulcecillos libaneses (Baklawa) con un té de hierbabuena. Los pastelillos son dulcísimos y se desacen en la boca….ahhhh!

IMG_0430_redimensionar(1)

Cabe mencionar que en este restaurante sirven alcohol (en Londres hay algunos restaurantes que, al ser musulmanes, no sirven alcohol, pero en este sí), y el vino libanés que nos tomamos estaba bastante bueno, eso sí a 30 libras la botella, ya debe estar bueno! (tranquilos, hay vinos más baratos, es que era una ocasión muy especial, ¡el cumple de mi mami!)Para los no alcohólicos, merece la pena probar los zumos naturales que hacen sobre la marcha…qué ricos!

Finalmente mencionar que el servicio es muy bueno, los camareros son muy atentos, y el precio no está muy mal. Es accesible para todos. Si a lo mejor es un poco carillo para ir todos los días a cenar, el precio de la cena con bebidas y postre es bastante razonable y entra en al media de lo que se gastaría cualquier londinense (o español en Londres) en una ocasión especial. Para los estudiantes, siempre queda la opción de ir a su Cafetería Snack Bar (Ranoush) donde podreis degustar un sabroso kebab y un zumo fresco por menos de 10 libras.

Información Útil

http://www.maroush.com/

Imagen de Coquevas

Bruce Willis Forever (III)


- ¿Pantalones de cuero?
- Sí.
- ¿Cuánto cuestan?
- Seis cincuenta.
- ¿650$?
- Sí.
- ¿Unos pantalones?
- ¡Sí!
- ¿Y te los pones?
- Sí.
- ¿Y no tienen una tele dentro o algo así?
- No, que va.
- Ay, que viejo estoy.

Imagen de Marietti

Buscando en los cajones


Aunque quizá debería decir buscando en las carpetas. He encontrado una foto tomada al principio de uno de los viajes que, por concentración de gadgets, videoconsolas, ordenadores y de más, fue bautizado como “La semana más friki”. Y no he podido evitar reír a gusto recordando la situación.

Sombra dino ¿Veis el dinosaurio?

» Seguir leyendo "Buscando en los cajones" | 0'00''

Imagen de Coquevas

Diez mandamientos para un estado laico


En ‘Público’ han elaborado una guía con…

10 propuestas para convertir España en un Estado laico

  1. Educarás en igualdad
  2. No sermonearás fuera del púlpito
  3. No impondrás tus símbolos al Estado
  4. No mezclarás la gloria terrenal y celestial
  5. No acapararás las fiestas del calendario
  6. No invadirás instituciones públicas
  7. Cederás tu patrimonio al Estado
  8. Acatarás la ley de datos
  9. No utilizarás los medios públicos
  10. Te autofinanciarás

En el artículo original las podéis leer desglosadas.

Actualización: Echando un vistazo a los comentarios en el blog de Escolar veo que RinzeWind hace un resumen bastante certero:

“No se adoctrinará en ninguna secta a ciudadanos menores de edad”.

Imagen de sprocket

El corcho y la botella


Tenemos una botella de vino vacía, de las de toda la vida.

Cogemos el corcho de la botella y lo empujamos dentro de la botella con cuidado hasta que cae dentro de una pieza.

Disponemos de:

  • Un mechero
  • Un clip
  • Una bolsa de plástico
  • Una percha de alambre

Objetivo:

Sacar el corcho de una pieza sin partir la botella ni el corcho usando el mínimo número de elementos de la lista.

Solución:

Se posteará a la vuelta de mis vacaciones (finales de Mayo, principio de Junio).

Imagen de sprocket

Show must go on


Como dijo Freddie Mercury: “the show must go on”.

Después de una semana de luto, Testblog puede volver a la normalidad y nuevos posts pueden publicarse.

Agradezco a todos los Testblogueros que no hayan “pisado” mi obituario durante todo este tiempo.

¡Que siga el espectáculo!

Imagen de sprocket

En memoria de Jonathan Noel Tombs


Jon Tombs

Ayer al mediodía murió mi profesor, supervisor del proyecto fin de carrera y sobre todo amigo, Jon Tombs, debido a una extraña enfermedad degenerativa y las complicaciones derivadas de una neumonía.

Conocí a Jon en mi primer año de Teleco en la Escuela Superior de Ingenieros de Sevilla. Al principio, como todos, me reí por su fuerte acento inglés al hablar en spanglish con nosotros, pero muy pronto quedó evidenciada su gran inteligencia y desde ese momento, ya sólo generaba respeto.

Jon era un genio de Oxford que por razones sentimentales, vino a vivir a Sevilla (se casó con una sevillana). Impartía multitud de clases en la ESI, sobre todo de electrónica y microelectrónica. Creaba sus propios robots como hobby, y siempre tenía multitud de proyectos alucinantes que iba realizando con gran facilidad, incluso tenía varias patentes a su nombre.

Todo el que le conoció sentía admiración y respeto por él. Era muy querido en la escuela incluso por gente que ni le conocía. Era y es una leyenda.

Durante mi Proyecto Fin de Carrera, la enfermedad degenerativa comenzó a manifestarse y empezó a perder movilidad en los codos, más tarde empezó a andar raro, y poco a poco fue perdiendo movilidad hasta quedarse postrado en una silla de ruedas quedando como Stephen Hawking.

Todo esto pasó en un par de años, es decir, rapidísimo y fue una experiencia terrible que todos sus allegados sufrimos con gran tristeza y dolor.

Alguien tan brillante y tan joven como Jon, quedarse imposibilitado de esa manera y siendo consciente de ello fue algo durísimo.

Gracias a Jon, que escribió mi carta de recomendación para el Imperial College, pude hacer mi master allí, conocer a mi actual esposa, trabajar en mi actual puesto. Le estoy TAN agradecido por todo lo que hizo por mí y por todos sus alumnos y amigos.

Jon, donde quiera que estés, fue un auténtico honor ser tu amigo y alumno. Muchísimas gracias por todo tu cariño y apoyo.

Da por seguro que jamás te olvidaré.

Carlos

Imagen de mJ

¿Te comprarías uno?


Mario, lo siento, pero he encontrado un proyector mejor que el tuyo. Es más molón :D

A ver cuántos “novios” le salen xD

Parece ser que cuesta unos 3000 $ ¿Te comprarías uno?

Visto en Debatalia

Página oficial con video a alta calidad: Nikkoamerica.com

Imagen de sprocket

Darth Vader en la cafetería de la Estrella de la Muerte


Un poco difícil de entender si no dominas bien el inglés, pero descojonante.

Imagen de Ines

Tiramisú helado


Ingredientes

  • 6 huevos
  • 6 cucharadas soperas de azúcar
  • 250 gr mascarpone
  • 1 caja de soletillas
  • 2 tazas de café del bueno, frío
  • 1 chorrito de Tía María (opcional)

Preparación

  1. En un recipiente de batidora, separa las claras de las yemas. Deja las claras aparte y pon las yemas en un bol grande.
  2. Bate las yemas, añade el azúcar y mézclalo todo bien.
  3. Añade el mascarpone poco a poco hasta crear una masa homogénea.
  4. Bate las claras a punto de nieve y después añádelas a la masa de huevos, azúcar y mascarpone.
  5. Pon el café y el Tía María en un plato hondo y baña ligeramente las soletillas en el líquido. Ten cuidado de que no se empapen demasiado o se romperán.
  6. Cubre la base de una fuente relativamente honda con las soletillas.
  7. Vacía la mezcla cuidadosamente sobre las soletillas y pon la fuente en el congelador1 durante varias horas, hasta que el tiramisú esté sólido.
  8. Por último, sacar del congelador una media hora antes de servir y espolvorear chocolate en polvo sobre cada porción a servir.

A cocinar!

  1. Esta receta me la dio una italiana en inglés y como ella me dijo que lo pusiera en el “freezer” pues yo fui y lo puse en el congelador. Al cabo de unos años (de verdad, años) y muchos tiramisús, le pregunté a otra italiana si el tiramisú de verdad se ponía en el congelador (ya q salía más como helado que como el tiramisú que yo normalmente me tomo en los restaurantes) y ella me dijo que no, que eso era poco más que sacrilegio. Así que he estado haciendo mi tiramisú helado, por error, debido a una mala utilización del inglés por parte de mi primera amiga italiana. Aun así, sigo haciéndolo helado, porque por ahora, ha tenido mucho éxito entre mis amigos. A ver que os parece a vosotros.